Otila María Caballero Quevedo LP 2

Caballero Quevedo, Otila María

Universidad de Sonora, docente del Departamento de Sicología y Ciencias Sociales de la Comunicación.

Imágenes de la identidad COMCAAC

Introducción

La identidad es un concepto que construimos todos los seres humanos, es el conjunto de repertorios culturales interiorizados, representaciones simbólicas, valores a través de los cuales básicamente nos reconocemos y nos diferenciamos unos de otros como es el caso de los comcaac, pueblo indígena del Noroeste de México dentro del estado de Sonora.

Las prácticas, las costumbres y las creencias de los comcaac han experimentado cambios significativos. Las nuevas generaciones ya no se apegan a las tradiciones y esto es motivo de gran  preocupación entre la gente mayor, así me lo explicó Antonio Robles Presidente del Consejo de Ancianos. La mayoría de los niños ya no hablan cmiique iitom, se les escucha hablar más en español. Las influencias del mundo que les rodea, su interacción con otras poblaciones, el turismo internacional, la interacción con investigadores, instituciones y organismos extranjeros, quienes ofrecen otras formas de reconocimiento, han permeado a la comunidad, y empiezan a fracturar sus formas de organización social. Es evidente que estas influencias inciden en la constante transformación de las facultades como el lenguaje o formas de razonamiento y el contexto sociocultural como lo señala Chao en su ensayo de cultura y cognición (44).

Por otra parte es una inquietud generalizada en la comunidad que están perdiendo su territorio a causa del interés del gobierno mexicano por desarrollar el turismo en la zona geográfica que habitan. Señalan como responsables a las autoridades mexicanas por no respetar el decreto presidencial de dotación ejidal comunal, la franja costera de 91 000 has, el Canal del Infiernillo y la Isla Tiburón. Actualmente, se construye una carretera costera, motivo por el cual algunas personas de la comunidad comcaac reportan haber sufrido enfermedades por la destrucción de plantas y arbustos medicinales considerados como sagrados. El temor se incrementa por la presencia de lanchas y embarcaciones que transitan por el Canal del Infiernillo que sin duda alguna alteran el ecosistema regional. Estos desequilibrios causan alteraciones emocionales, que afectan la paz y tranquilidad. Debido a que se trata de un problema de urgente atención, me propuse identificar sus causas con el fin de apoyar a la comunidad.

Antecedentes

En mis primeros trabajos de campo en antropología, observé que las mujeres comcaac usan un pareo[1] para taparse el cuerpo y la cabeza. Los dibujos que contenían esos pareos eran por lo general de animales marinos y soles, curiosamente incluían caracteres chinos, que aparentemente no significan nada para ellos. Concluí que así como esos insignificantes detalles de las telas que usan para vestir, las ideas se pueden transmitir y propagarse tan eficazmente que, en distintas versiones, acaban invadiendo de forma perdurable su cultura, su ideología e identidad. Como señala Sperber, “la cultura está constituida, en primer lugar, por ideas contagiosas como las religiosas y científicas. Está formada también por todas las producciones (escritos, obras de arte, herramientas, etc.) cuya presencia en el medio compartido por un grupo humano permite la propaganda de las ideas” (11).

En un estudio anterior identifiqué que el proceso de expresión y los productos a través de dibujos han sido considerados como instrumentos de evaluación y comunicación dentro de las principales áreas del desarrollo integral humano. La Asociación de Arte Americana, valora el uso de instrumentos en cualquier combinación de tareas de arte ya sean verbales o escritas, el profesional es capaz de identificar las áreas problema, las fortalezas y seleccionar el tipo de tratamiento.

Decidí tomar en cuenta esta valoración de los expertos y me propuse identificar y fortalecer los principales factores protectores de la identidad comcaac a través de dibujos. Con ese objeto implementé un taller de etnobatik[2] en la Escuela Tradicional de Punta Chueca y en el Centro de Culturas Populares en El Desemboque, Sonora.

Asistieron 30 personas en total, jóvenes y adultos entre 15 y 75 años. Tras obtener la autorización del Presidente del Consejo de Ancianos y con la ayuda del maestro y el promotor cultural de los poblados, reuní a los interesados al taller de etnobatik. El taller tuvo una duración de sesenta horas y con una capacidad de quince personas en cada grupo.

1)    En una hoja en blanco se les pidió a los participantes que dibujaran signos y símbolos que representaran su cultura. Después, de la hoja se pasarían los dibujos a la tela.

2)    Ya con el diseño en la tela se procede a aplicar la técnica del batik aplicando primero la cera y luego el teñido de la tela.

Resultados y análisis del taller

Puedo expresar con satisfacción que tanto para ellos como para mí el taller fue una experiencia agradable y constructiva. Entre los dibujos se identificaron: cosas, animales, flores, estrellas, paisajes, sueños, personas, seres mitológicos y signos de poder. Describo enseguida los dibujos que me parecieron más relevantes:

a) Animales. Entre los animales más pintados fue la Tortuga Laúd (dermochelys coreacea), xiica cmotómanoj (Caguama siete filos). Considerada como animal sagrado, pertenece al mito de la creación. Gracias a ella, entre sus uñas pudo traer a la superficie la arena, para que una vez en contacto con el aire, se formara la tierra y así los comcaac pudieran habitarla. Esos dibujos los plasmaron en sus camisetas como se ve en las siguientes fotografías:

imagen 1 otila

b) Entre las cosas y objetos se identificaron una casa tradicional, una olla y carrizos.

imagen 2 Otila

El dibujo de la izquierda es de una ziix icooznij, olla o cazuela. Lit., cosa con la que uno cocina. Cuando alguien encuentra una olla de estas dentro de una cueva, se debe de hacer una fiesta de 4 días, en honor a la persona que confeccionó este objeto. Representa al esfuerzo de sobrevivencia de los ancestros en tiempos difíciles de guerra. Algunas personas aseguran escuchar melodías que salen de las ollas, porque dentro de ellas habita un espíritu.

El dibujo que se encuentra a la derecha es un xapij caanlam. Lit., carrizos cubiertos. Juego de hombres en que se usan cuatro palitos diferentes de carrizos llenos de arena. Se intenta descubrir a través de la concentración mental en qué carrizo se encuentra la varita escondida. Un elemento de esta actividad es medir la capacidad espiritual de los competidores.

c) Algunas personas dibujaron flores y con ellas hicieron cojines.

Imagen 3 otila

Las flores representan parte del poder espiritual del monte en época de primavera y verano, con ellas adornan sus fiestas y demuestran la alegría a sus seres amados.

d) Dibujos de estrellas y fuerzas cósmicas

 Imagen 4 otila

Azoj es la estrella. Representa al espíritu del cazador (azoj cmiique) porque es una persona importante para la sobrevivencia de los comcaac. Hay tres estrellas en su bandera. Según la leyenda un cazador miró a tres animales: a mojet borrego cimarrón; hap venado y a hepem el venado bura, cola blanca, lanzó la flecha y fue al venado a quien hirió. Este corrió rápidamente e iba sangrando, al pasar por encima de la Isla Tiburón, las  gotas de sangre que caían se transformaban en venados, porque antes no existían en la isla.

La siguiente figura es la del sol que a través de sus rayos envía la energía para que los que habitan la tierra puedan crecer y vivir.

El dibujo de la derecha es de los cuatro puntos cardinales y las 3 capas de la atmósfera que representan a la fuerza sobrenatural que dentro de un círculo los antepasados han invocado para curar.

e) Paisajes y sueños.

Imagen 5 Otila 

El dibujo de la izquierda es un sueño. Los comcaac consideran a los sueños un medio para predecir el futuro, al igual que observar las estrellas. El dibujo de la derecha es un paisaje de noche, donde la luna y los saguaros son símbolos de protección.

f) Personas y seres mitológicos

Imagen 6 Otila
     

María Luisa Astorga del Desemboque dibujó a unos seres con poder curativo. El de arriba es el más poderoso aseguró, representa a un espíritu joven que al ser invocado a través del canto ayuda a la recuperación del enfermo. El de abajo representa al zaaj ano cmiique el espíritu de la cueva. La gente va a las cuevas en búsqueda de poder espiritual,  es un espacio de concentración y donde se conectan con sus ancestros. Esta costumbre poco a poco ha experimentado cambios porque ahora muchas personas acuden a la iglesia cristiana a pedir favores a Dios y al Espíritu Santo.

El dibujo de la derecha es Icor el espíritu de todas las plantas, este espíritu protege a la naturaleza del abuso y mal uso de ella.Todas las plantas tienen este espíritu que los protege. g) Signos de poder

Imagen 7 Otila
   

Los tres dibujos contienen círculos, el de la izquierda son diseños para tejer las canastas y coritas pero además indican que entre más arístas tenga un círculo, mayor es el poder que tendrá ese objeto. La siguiente figura representa la pintura facial que utilizan las mujeres en las fiestas, puede indicar alguna fase del ritual de pubertad. El dibujo de la derecha contiene las cuatro direcciones del mundo. El signo del círculo simboliza la clave de la cultura comcaac. Hant Caai (El que hizo la tierra) se los entregó para que siempre estuvieran protegidos

Conclusiones

            Si bien el propósito del taller fue que a través de sus dibujos y pinturas ellos resaltaran los signos y símbolos más representativos de su cultura, pude observar que además este ejercicio brindó la oportunidad de convivir con gente de todas las edades. Incialmente la intención era reducir el taller para únicamente atender a quince personas; sin embargo, hubo días en las que asistieron más de treinta. Cada día llegaba gente nueva y me preguntaban que si podían estar ahí, y yo con mucho gusto los acepté. Aprendí de ellos su optimismo y creatividad, a respetar más la naturaleza y a no temer a nada, porque hay un gran espíritu que nos protege. Somos parte de la Tierra y el Cielo.

Al analizar sus dibujos identifiqué que muchos de ellos hacen las veces de símbolos de poder espiritual, necesarios para su uso personal y social como ya lo había mencionado Alejandro Figueroa en un estudio anterior “pueden ser utilizados como  símbolos identitarios” (38). Surge la pregunta obligada: de ¿quien se protegen? Entonces la resupesta está asociada a la influencia de los cosar (gente que no es comcaac), de los mexicanos, del gobierno estatal o federal, de la contaminación, de la invasión territorial, de la falta de respeto a sus costumbres, de la carestía de la vida y de los servicios de luz y agua, de la carencia de servicios de salud. Esta experiencia no es aislada, demostró que cada uno de ellos tiene una necesidad de sentirse aceptados para convivir en paz, que la felicidad que devela la actividad artística, se fijó en la mente de muchos. Los comcaac reportan ser capaces de conectarse con el espíritu de estos seres a través de la concentración mental. Esta facultad representa la base del conocimiento ancestral, hablar de cerebro a cerebro o de espíritu a espíritu. Esta experiencia es comentada por Hein y Singer quienes proponen, que “basta sentir empatía hacía una sensación o emoción específica de otra persona para activar la red neuronal” (3).

Por último, los dibujos son códigos no verbales-no vocales que comunican  significados, y forman parte de la cultura y de la identidad, como bien señalan Aguado y Portal los símbolos identitarios son retomados siempre de la propia cultura (7), así como el dibujo de un pez en el interior de una cueva, simboliza que ese animal tiene la capacidad de moverse en diferentes planos, del mar a la cueva, y de la cueva al mar. De la misma forma los comcaac nos enseñan a mirar el mundo desde sus dibujos, nosotros también deberíamos prestar nuestros sentidos y cuerpo para entenderlos y respetarlos, a través de una comunicación de cerebro a cerebro como está establecida por la tradición ancestral.

Imagen 8 Otila

Mujeres con sus dibujos, El Desemboque, Sonora

Obras citadas

Aguado, C. y Portal, M. “Identidad, ideología y ritual. Un análisis antropológico en los campos de educación y salud”. En Texto y Contexto, núm. 9, México, UAM, Ixtapalapa, 1992.

Caballero, O. Implementación teórica de un taller de arte para niños, como procedimiento preventivo a futuros desajustes en su desarrollo. Tesis. Universidad de Chihuahua, 1984.

Chao, C. Cultura y cognición. En Domínguez y como. Lecturas introductorias a la psicología cultural transcultural y etnopsicología. (p. 43-70). México: Universidad Iberoamericana, AC, 2011.

Fernández, M. y Martínez, N. Arteterapia. Conocimiento interior a través de la expresión artística. España:Tutor, 2006.

Figueroa, A. Por la tierra y por los santos. Identidad y persistencia cultural entre yaquis y mayos. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1994.

Hein, G. y T. Singer. “I feel how you feel but not always: the empatihic brain and its modulation“. Current Opinion in Neurobiology, 18, 1-6. 2008

Sperber, D. Explicar la cultura. Un enfoque naturalista. Madrid: MORATA, S.L,  2005.


[1] Rebozo de tela

[2] Batik es una técnica oriental que consiste en teñir  telas y con ellas se elaboran diferentes artículos como cuadros, vestidos, o cualquier  objeto de decoración.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *