Nephtalí de León LP 2

De León, Nephtalí

Nephtalí De León (poeta y pintor) enseña y escribe poesía y arte en barrios, eventos comunitarios… Es el mismo poeta chicano gitano que al menos un presidente estadounidense envió a su hija a desearle buena suerte antes de irse a las reuniones globales de economía… Y sin embargo preferiría usar su sentido del humor — siempre y cuando producza una sonrisa, para darle la bienvenida al centro de Aztlán, una nación dentro de una nación, uno que busca zonas de confianza para todos… Al final de cuentas, lo que desea el poeta es lo que todos deseamos. Así que sigámoslo , acompañémoslo con un taco, uno de sus preferidos y  vitaminas de La Raza, sin colesterol y bienvenidos a Aztlán… (http://nephtali.net/blub.htm).

El tesoro de Pancho Villa

Characters/Personajes:

GÜELITO: A gray whiskered but strong old man

LA NIÑA de los ojos negros: His grandchild

CIRILO: La Niña’s boyfriend

BANDIDO AMARILLO: An ugly bandit dressed in yellow & black

CHAMACONA: A pretty coquette

TWO GREAT BIG LIONS: Guardians of el tesoro

THREE HORSES with long necks, and a box for el tesoro

UNA MASCARA DE LA MUERTE for one of the horses

Other background characters wherever desired

SCENE I

(Scene opens with Niña crying)

LA NIÑA: Ay, Ay, Ay, y ahora que estoy solita, ¿qué va a ser de mí? Si ya se me perdió mi Güelito. ¿Quién me va a dar mis frijolitos y tortillas de mi maíz?

CIRILO: ¿Qué pasa, Niña? ¿A poco se te enfermó otra vez el gato amarillo? ¿Aquel que le robó los tamales a mi tía Carolina?

LA NIÑA: No, Cirilo, qué gato ni qué gato, lloro por mi Güelito.

CIRILO: ¿Tu Güelito? ¿A poco tu Güelito se robó los tamales? Yo creía que tu Güelito no le jambaba a nadie.

LA NIÑA: No. No. Nada de eso. Mi Güelito no le roba a nadie, nomás al gobierno si se puede. Eso mismo decía el general Pancho Villa.

CIRILO: ¡Pancho Villa! ¿El gran general que asustó a dos gobiernos?

LA NIÑA: Sí, por eso mi Güelito todavía les dice a los Chicanos de hoy en día que él y Pancho Villa inventaron la revolución.

CIRILO: Sí, y Don Emiliano Zapata también.

(Great Sound like a rider on horseback screeching to a stop)

LA NIÑA y CIRILO: Uy, Dios. ¡Santa Cachucha Pelona! ¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

BANDIDO AMARILLO: Arriba las manos o los mato.

LA NIÑA: Máteme a mí, señor, pero a mi novio no. Se lo ruego. Por la virgencita Pancha. No lo mate.

BANDIDO AMARILLO: (Empuja a la Niña y agarra a Cirilo de la camisa) ¡Hazte pa’llá, huerquilla! ¡Ven pa’cá, mocoso!

CIRILO: Uy, cómo le huele feo.

BANDIDO AMARILLO: ¿Qué has dicho? ¡Huerquillo mocoso cara de hamburger! ¿A quién le huele feo? ¿Y qué es lo que huele feo?

CIRILO: La boca, señor.

BANDIDO AMARILLO: ¿La boca de quién?

CIRILO: De… de… (Iba a apuntar a la Niña quien le hacía señas que dijera que a ella, cuando de pronto se acuerda del caballo que acaba de relinchar) de… de… del caballo, señor. ¡Usté huele a… a… perfume!

BANDIDO AMARILLO: ¿Perfume? ¿Pos, quién crees que soy yo? ¿Maricón?

CIRILO: (Asustadísimo) No, señor caballo, yo creo que el… el… hocico.

BANDIDO AMARILLO: (Le pega y sacude a Cirilo) ¡Hocico!

CIRILO: Del caballo, señor. Hue… hue… hue… hue… huele mejor… digo… peor que usté, señor. Usté también hue… hue… hue… hue… huele a… caballo, señor.

BANDIDO AMARILLO: Ah, ‘tá bueno. Así es mejor, huerquillo ojos pelones. ¡Me entiendes! ¡Ojos pelones! ¡Pero, bah! Ya me cansé. ¿Dónde está tu abuelito, Niña de los ojos negros? ¿Dónde está ese viejo barbas de chivo? Me lo voy a comer vivo. Jo Jo Jo Jo, Ja Ja Ja Ja, Vivo, Vivo, Ji Ji Ji Ji Ji….

CIRILO: (Aside to La Niña) El ha de saber dónde está tu abuelito. Mira cómo ríe ese Bandido Amarillo. Mira cómo está de panzón.

LA NIÑA: Sí… sí…. Ese viejo barrigón se ha de haber llevado a mi Güelito pa’ que hiciera sus frijoles refritos.

 

SCENE II – IN A RESTAURANT

BANDIDO AMARILLO:  Waiter! Waiter!

WAITER: (Frightened) Sí, señor. What do you want?

BANDIDO AMARILLO:  I want a hundred tortillas.

WAITER:  Alone, Mister?

BANDIDO AMARILLO:  What do you mean alone? ¡Con mantequilla!

WAITER:  Is that all you are going to order? No… no… (almost afraid to say it) chi… chi… chi … chile?

BANDIDO AMARILLO: ¿Chili? Claro que sí. Chile… con queso. And a hundred huevos rancheros. And a hundred pescuezos de gallina.

WAITER: Pe … pe … pe … pes… cue… cue… cuezos de gall… gall… gallina. What are pescuezos de gallina?

BANDIDO AMARILLO: (Se lo arrima del pescuezo) Like this one! You see. Only chicken. Bring me a hundred chicken necks, pronto! (To himself) Je Je Je Je.

BANDIDO AMARILLO:  This Americano don’t know I’ve been watching Mexican bandits on television. And that’s how they all behave. Pretty soon I look up a siñoreeta… (Here enters Guelito, the old man: Bandido Amarillo shouts to him) Hey, you! Get your hands up. Pronto, hombre. Do as I say or….

GÜELITO:  Who? Me, Mr.? You have wrong person. Mi no speeke English.

BANDIDO AMARILLO:  Me no care—I mean, I don’t care whether you speak English or not, you know what I mean? I’m bilingual and therefore twice as good as you are.

GÜELITO: Mire, mire, mire. (Aside) ¿Pos éste qué se cree? Pos si yo también jui a la escuela. Y por eso sé inglés. Y pos el español. ¡Ja! Pos ni que me cuenten. Y hasta sé francés. ¿Como la Belcebú? Ya ven, y eso es nomás pa que se den un quemón. Miren, nomás pelen ojo, y ahorita me voy a vacilar a este Bandido Amarillo.

BANDIDO AMARILLO: ¡Ey, Viejo! Venga usté pa’ acá. Venga usté y sus barbas pa’ acá, ¡pronto! ¡Viejo Barbas de Chivo!

GÜELITO: ¿Barbas de Chivo? El Chivo lo será usté. Y a lo mejor usté hasta es un cabrito de esos grandes. Pero no le digo de cuál por no ofender a los presentes. Bandido bigotes de lagartijo, tome esto (Le pega con una botella).

BANDIDO AMARILLO  ¿Qué? A mí nadie me dice bigotes de lagartijo. Arriba las manos o lo mato.

GÜELITO: Y usté dijo ya. ¿A poco cree que le tengo miedo a la muerte? Pos máteme. Ándele, máteme. Si no por nada era yo uno de los valientes dorados de Pancho Villa. Si yo anduve con Felipe Ángeles, el artillero de Villa. Así como aquel señor que esta allá, y aquél, y aquel otro. Y aquella muchacha bonita que está allá, hasta se parece a la Adelita.

BANDIDO AMARILLO: Muy chistoso, ¿eh? Y que dijo, ya me lo troné. Y luego ¿quién me va a dar el mapa del tesoro de Pancho Villa? Yo sé, viejo carrascarriento, que usté trae el mapa del tesoro. Será mío. ¿Entiendes? Mío. A ver, arrímese pa’ acá. Déjeme esculcarlo.

GÜELITO:  Ji Ji Ji Ji, Ja Ja Ja Ja, déjeme que me está haciendo cosquillas. ¡Ay que me muero de risa! Jo Jo Jo Jo, Ji, Ji, Ji, Ji, Ji….

BANDIDO AMARILLO: Bah, usté no trae nada. Ni calzoncillos. ¡Viejo cochino!

GÜELITO: Oiga Usté… Eso, sí traigo. Mire, hasta traigo un par extra. Mire, Mire. (Y se los lía en la cabeza, le pega por detrás y lo tumba)

BANDIDO AMARILLO: ¡Ay ay ay! Quítenme esto de la cabeza. Huele muy feo. Huele a mi caballo. Ay Ay Ay Ay….

CABALLO: ¿Me habló usté, patrón? ¿Qué quiere, patrón?

BANDIDO AMARILLO  Que me quite estos calzoncillos de la cabeza….

CABALLO: Sí, patrón, pos ay no van….

BANDIDO AMARILLO: Yo sé eso, caballo tonto, quítamelos de la cabeza, y te comes vivo a este viejillo barbas de chivo.

CABALLO: (Se arrima para quitárselos) Uf, esto huele muy feo, algo así como a caballo. ¡Fuchi! Oiga, patrón, pos… pos si este viejo barbas de… de gran señor, pos… pos… él tiene una caballa con quien voy yo al Padrinos o al boogie woogie twist. Así que, pos verá usté, patrón, a ese viejito yo no le hago nada, nomás los mandados pa que me deje salir con su caballa, que está a todo dar… mmm….

(En eso, le da un ataque al Güelito. mientras el Bandido Amarillo por fin logra quitarse los calzoncillos de la cabeza)

GÜELITO: ¡Ay, Santa Cachucha! Me está dando un retortijón. Ha de haber sido ese Bandido Amarillo quien mandó que le pusieran algo al trago. Oooooli Uy Uy. Mejor me hubiera ido al Patio, o al Che-Ches, o… o… al Palomino o al Sportsman con la gente de la Raza. Ay ay ay. A este viejito Chicano ya le va a dar el patatús. Ay, nanita, que voy a estirar la pata. Siquiera denme una cervecita bien fría antes de morir. O aunque sea un menudito ay, ay, ay.

(Waitress va a llevarle una fría)

BANDIDO AMARILLO: No le den nada a ese viejo narices de cuero. Por fin te he destruido, viejo cara de hormiga.

GÜELITO: Una fría, por favor… ¡Nomás que no sea Coors! Ay que me muero… y no se les olvide votar Raza… ay sí, sí… por el partido. O, U, que muero. Háblenle al padre, pa que me de mis encaminaditas. Virgencita Santa que me muero. O, o, o, U, u, u, ahí viene la pelona por mí.

(Se asoma una calavera por la ventana: el Bandido Amarillo voltea hacia la ventana, la ve, y le truenan las rodillas de miedo. Se pone a correr gritando)

BANDIDO AMARILLO: ¡Ay, nanita! ¡La pelona! ¡En la ventana! Ay, Uy, vámonos de aquí, caballo. No se vaya a equivocar La Pelona y me lleve a mí. Al cabo ese viejillo difunto ni traía el mapa del tesoro de Pancho Villa. El tesoro… Ja Ja Ja, ni la muerte me va a quitar ese tesoro. Ja Ja Ja Ja. Adiós, adiós, viejo cuerudo. A ver si La Pelona te da tus frías, adiós, ay te watcho cucaracho. Y hasta la vistaaaa…. (Exits)

(Entran La Niña y Cirilo, quienes muestran gran sorpresa)

LA NIÑA: Mira mi Güelito. ¿Qué habrá pasado, por Dios? Está allí tirado junto a la silla.

CIRILO: Sí, a lo mejor se cayó de borracho.

LA NIÑA: No, mi Güelito sabe tomar.

CIRILO: Yo nunca le he visto tomar. Digo, agua. (Se arriman y ven la calavera a través de la ventana)

LA NIÑA: Uy, Uy…. Ya se me salió la ca….

CIRILO: ¡A mí también!

GÜELITO: ¿A ti también, mijito?

CIRILO: ¿Quién dijo eso? ¿Quién di… di… di… dijo eso?

LA NIÑA: Parecía mi Güelito.

GÜELITO: Claro que soy tu Güelito. Jiji. Pos que creiban ustedes. Dicen que el diablo no es diablo por diablo, sino por viejo. Pos si estas canas saben algo. Miren, cuando vine aquí, pensé que el Bandido Amarillo trataría de hacerme un truco. Y, sí, quiso darme un trago envenenado. Pero pos si yo me lo vacilé. ¡Ja Ja Ji! (Viendo que los niños tienen miedo a la calavera que se asoma por la ventana) Oh, no le tengan miedo a esa calavera. Es sólo el caballo del Bandido Amarillo con una máscara de Halloween. Ese viejo que parece avispa, vestido de negro y de amarillo ¡anda tras el Tesoro de Pancho Villa!

LA NIÑA

CIRILO

CABALLO:

(Al mismo tiempo) ¡PANCHO VILLA!

GÜELITO: Sí, Pancho Villa. Como era el general de mi división, pos él me dio a guardar una caja ansina de grande llena de un gran tesoro. Era un tesoro que le habían dado por allí, por allí. Pos, pos yo creo que era del gobierno. Él se lo iba a dar a los pobres, y por eso lo guardé yo. Pero pos cuando mataron al Jefe en Chihuahua, pues yo me quedé con la única copia del mapa. Y ahora nomás yo sé dónde está el tesoro. Miren, aquí traigo el mapa. (Se voltea dando la espalda y lo saca debajo de su sombrero.)

LA NIÑA: ¿Por qué se voltea pa sacar el mapa, Güelito?

GÜELITO: Pos pa que nadie vea en donde traigo el mapa del tesoro, mijita. Así nadie se dará cuenta. Mañana mismo vamos a la cueva de los leones a sacar el tesoro. Y luego….

(Al día siguiente en la cueva de Los Leones)

GÜELITO: Válgame, que oscuro está aquí. Sí, sí, agárrate fuerte. Ándale, dame la mano, Niña. ¡Tú también, Cirilo, presta tu mano!

CIRILO: ¡Ay…! Agarró mi nariz, señor. Y traigo catarro. ¡Achú! ¡Achú! ¡Achú!

GÜELITO: ¡Huerquillo mocoso! Hasta pareces el Bandido Amarillo. ¡Límpiate esos mocos!

CIRILO: ¡Sí, Güelito! Ya me los limpié. (Pausa) ¡Mire, una luz! Allaaá muy lejos

LA NIÑA: ¿Qué… qué es?

GÜELITO: Ha de ser el tesoro.

CIRILO: Sí, sí…, brilla como un gran montón de oro. Y parece que está en un cajón….

LA NIÑA: Sí, es una petaca que está bien bonita. Tiene diamantes y joyas por fuera. Ha de haber sido de alguna princesa….

(Se oye un gran ruido de leones)

CIRILO: Uy, ¿qué… qué… qué… qui… ka… qué… qué es… es… es… eso?

GÜELITO: Los leones. ¡Estamos en la Cueva de los Leones!

LA NIÑA: ¿Y qué vamos a hacer, Güelito? ¿No nos van a comer vivos?

GÜELITO: No, ni cocidos con arroz. Estos leones no nos comerán. Cuando menos nosotros, no.

CIRILO: ¿Pe… pe… pe… pe… pero todos esos huesos? ¡No son de pollo! Ay, naniiitaaa….

GÜELITO: Ya calla, calla, y no seas tan escandaloso. Esos huesos eran de bandidos quienes se quisieron robar el oro. A nosotros no nos harán nada. Nomás háblenle con mucho respeto. Además, yo sé el trabalenguas secreto para que nos den el oro.

LA NIÑA: ¡Uy! ¡Qué grandes son, Güelito! ¿Estás seguro que no nos van a comer?

GÜELITO: Sí, arrímense. Nada más no los ofendan. “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

(Se arriman los enormes leones olfateando todo ante ellos)

PRIMER LEÓN: ¿Qué ha dicho usted, venerable señor?

GÜELITO: Pues, que “el respeto al derecho ajeno es la paz”.

SEGUNDO LEÓN: (Después de mirar al primer león, como que algo importante está pasando. Como si hubieran estado esperando esto por muchos años) “Despierto cada cien años, cuando el pueblo despierta.”

LA NIÑA: Güelito, Güelito, ¿por qué hablan así esos leones? ¿Qué quieren decir?

GÜELITO: (Aside to Niña) Calla Niña, para que no nos coman vivos. Estas son las palabras secretas. Cuando terminemos de hablar nos darán el tesoro.

PRIMER LEÓN: Allá en las tierras lejanas, más allá del tesoro de Pancho Villa, más allá de las milpas de Zapata, más allá del gigante dormido, ¿qué se escucha por las noches cuando despierta la luz del sol?

GÜELITO: “¡Que el deber de todo revolucionario es hacer revolución!”

(Primero, un gigante sonido cósmico, y luego se oyen de pronto como por encanto, todas juntas, voces y gran júbilo) ¡Que Viva Pancho Villa! Viva Zapata, ¡que Viva el Partido! ¡Que viva la Raza, que viva la revolución! ¡Que viva el cura Hidalgo y que viva la Virgen de Guadalupe! ¡Que Viva! ¡Que Viva! ¡Que Viva!…

LOS DOS LEONES: (En voces como si sólo pudieran salir de una profunda caverna, que es la historia) A sus órdenes, señor. “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

LOS DOS LEONES: (En la misma voz) El tesoro de Pancho Villa es de ustedes. Siendo gente del pueblo, ustedes regresarán estas riquezas al pueblo, para que el pueblo vuelva a ser grande como en tiempos pasados. Y que ya nunca les vuelvan a robar sus tierras, su manera de vivir, de hablar, y de bailar. (Music in the background) El Tesoro de Pancho Villa es de ustedes. Aquí lo tienen.

GÜELITO: Un momento, compañeros leones. ¡Esta noche vamos a celebrar ¡Vamos al baile, mijitos! Yo creo que estos leones pueden cuidar el tesoro un ratito más. ¿Verdá, mis cachorros del norte? ¿Verdá que sí, mis leoncitos gigantes?

LOS DOS LEONES: A sus órdenes, señor. ¡E1 respeto al derecho ajeno es la paz y quien ofenda a nuestro pueblo, la pagará muy cara! (Voces) ¡Que Viva Pancho Villa!

(En el baile, toca Esteban Jordán la bamba. Güelito y La Niña de los ojos negros andan bailando. Cirilo está a un lado cerca de una chamacona que lo quiere sonsacar. Él es muy tímido.)

GÜELITO: ¡JuJuy! No te dije, mijita, que el tesoro sería nuestro. ¡Jujupee! ¡Bamba! ¡Bambaa! ¡Bambaaa! Shake the booty! Mañana tan pronto que le diga a mi compadre Serafino, pos vamos por la caja de oro. Él tiene una troquita. Y así vamos a ir por el baúl de oro. Al cabo que no le pasa nada. Los leones chamacones sabrán cuidarlo bien.

LA NIÑA: (Quien le echa ojos celosos a Cirilo) Sí, Güelito…. (Voltea de repente y ve al Bandido Amarillo quien acaba de entrar) Uy, mira quién está allí…

GÜELITO: (Quien cree que habla de la muchacha que quiere sonsacar a Cirilo) Deja, mijita, que tú estás más hermosa….

LA NIÑA: No, Güelito, mira cómo se alisa los bigotes….

GÜELITO: Pues si ella tiene bigotes, tu no….

LA NIÑA: No, Güelito, mira cómo se talla la barriga….

GÜELITO: ¿Qué? ¿Ya tiene barriga?… Ay, hijita, y tú tienes miedo que te gane a Cirilo esa muchacha con bigotes y barriga….

LA NIÑA: No, Güelito, mira las botas grandes que trae, y la pistola….

GÜELITO: ¡Pistola! ¡También trae pistola! (Voltea de repente y ve al Bandido Amarillo quien está cerca de la entrada) Ah, es el Bandido Amarillo. Mira cómo anda de enojado porque no pudo hallar el mapa del tesoro. El cree que estoy muerto; baila tú con Cirilo. Yo por mientras me voy a esconder. Cuando sea el momento, yo aparezco y le doy un susto.

(Mientras el Güelito se va a retirar, todos los demás se detienen inmóviles. En eso viene una chamacona a todo dar hacia el Guelito.)

CHAMACONA: ¡Quiúbo, viejito! Pa dónde va tan apurado….

GÜELITO: ¿Qu… qu… qu… quién, y… y… y… yooo? Pos pa… pa… pa… pa… pos si la iba a buscar a usté, mijita…. Vamos pa onde usté quiera. Estoy viejo, pero no acabao….

CHAMACONA: ¿Pos vamos a bailar la bamba?…

GÜELITO: Me canso ganso, dijo un zancudo cuando volar no pudo, una pata se le soltó y la otra se le hizo nudo, mijita, si yo pal twist Chicano, me aviento, mamacita, ¡y no me la recargo!

(El Güelito y la Chamacona se van a bailar. Luego entra el Bandido Amarillo y agarra a La Niña de la cintura)

BANDIDO AMARILLO: Ven pa acá, chiquita. Yo quiero bailar contigo….

LA NIÑA: Suélteme, viejo amarillo, cochino y arrastrado. Suélteme. ¡Cirilo! ¡Cirilo! Corre y ayúdame. ¡Guelito! ¡Güelito! ¡Güelito!

BANDIDO AMARILLO: ¿Güelito? ¿Has dicho Güelito? ¿A poco el viejo feo aquel barbas de chivo? ¿El viejo que estiró la pata en la cantina?

LA NIÑA: Grosero, viejo cochino. No le diga así a mi Güelito ¡Ay! que en paz descanse (se persigna). No le diga a mi Güelito barbas de chivo. Él tenía barbas como mi caballo, el Siete Lenguas….

BANDIDO AMARILLO: ¿Siete lenguas? Querrás decir el Siete Leguas, como el caballo que Villa más estimaba….

LA NIÑA: No, viejo asqueroso. Mi caballo se llama el Siete Lenguas porque sabe hablar siete lenguas….

BANDIDO AMARILLO: Yo soy bilingüe….

LA NIÑA: Mi caballo es Sieteliügue….

BANDIDO AMARILLO: Y cuáles son esas siete tingo-lilinguos ….

LA NIÑA: Pues mi caballo habla Español, Inglés, Japonés, Chino, Chinglés, Náhuatl, y… Caballo.

BANDIDO AMARILLO: Újule. Mi caballo ni habla….

LA NIÑA: Ha de estar tan tonto como usté… Y ya suélteme, viejo atrevido ¡Socorro! ¡Ayúdenme! ¡Quítenme a este Gorilla King Kong! ¡Ay, Ay, Ay, Cirilo! Se roban a tu cielo….

BANDIDO AMARILLO: ¿Tu cielo? Pos… pos yo quiero ser tu arcoíris. Mira nomás qué bigote tengo. Mira qué fuerte estoy. Yo soy tu mero mero. ¡Si yo soy un bato de aquéllas!

(Se arrima muy tímido Cirilo)

CIRILO: A… A… A… uuu… u .. u… Excuse me…. Oiga señor BBa-BBa-BBa, Bandido…. Suelte a mi novia… porque si no….

BANDIDO AMARILLO: No friegue a su padre….

CIRILO:  Oiga, señor … pa… pa… pa,,, pa … padre, suéltela porque si no le voy a…

LA NIÑA: ¡Ay, Cirilo, my hero!

BANDIDO AMARILLO: Usté qué va a hacer, huerquillo mocoso….

CIRILO: ¡Voy a… a… a… ¡achú! ¡Achú! ¡Achú!

BANDIDO AMARILLO: Quítese de mi cara porque si no lo mato….

CIRILO: Suéltela porque si no….

BANDIDO AMARILLO: Si no qué….

CIRILO: ¡Achú!

BANDIDO AMARILLO: Le digo que no estornude en mi cara… a… a… a… ¡Achú!

CIRILO: Suéltela o….

BANDIDO AMARILLO: ¡O qué! ¡A… a… achú!

CIRILO: ¡O, o, o le vo… le vo… le vo… oy a… a… a… hablar a la policía!

BANDIDO AMARILLO: (Pulls out gun y le dispara) ¡Toma, huerquillo! Pa que vayas a acompañar al viejillo barbas de chivo y vayan a tomar sus frías juntos con la pelona. Vámonos, preciosa….

LA NIÑA: (Se desmaya gritando) ¡Ayyyyy! ¡Ya mataron a mi Cirilito!

(Güelito y Cirilo persiguen al Bandido Amarillo quien se ha llevado a La Niña de los ojos negros. Todos montan a caballo.)

GÜELITO: Whoa! Whoa! Caballo, Whoa! No tanto brinco porque me caigo. Pronto alcanzaremos al Bandido Amarillo. No puede ir muy lejos de aquí. Son dos jinetes en un caballo. Corre, Cirilo, apúrale, apúrale a tu caballo.

(El pescuezo del caballo de Cirilo se separa de su cuerpo. Y Cirilo le estira a las riendas tratando de juntar el pescuezo de su caballo al cuerpo… Todo esto de la manera más chistosa)

CIRILO: Whoa! ¡Pescuezo! Whoa! No dejes a tu caballo atrás…. Whoa! (Sonido de viento. Se oscurece el cielo.)

BANDIDO AMARILLO: Ahí viene una tormenta. Ja Ja Ja. No nos alcanzarán esta noche. Ja, Ja Ja, Jo. Jo, Jo….

(Al día siguiente el Bandido Amarillo y La Niña ya han llegado a la cueva de Los Leones. El Bandido Amarillo está sacando la caja del tesoro de Pancho Villa.)

BANDIDO AMARILLO: Ja, Ja, Ja, Ja, Jo, Jo, Jo, Ji, Ji, Ji… que fácil engañar a esos gatos grandes. (Le da patadas a los huesos humanos que se encuentran por allí.) Ja, Ja, Ja. Qué leones tan más tontos guardando el tesoro de Pancho Villa. Ja, Ja, Ja. Los hicimos creer que venimos por el tesoro para llevárselo a tu Güelito. Ja, Ja, Ja, Jo, Jo, Jo, Ji, Ji, Ji. Seré rico. ¡Rico! ¡Ay Ay Ay! ¡Rico! ¿Entiendes? ¡Rico! Y tú serás mi esclava. Me tendrás que hacer cien tortillas por día y cien pescuezos de gallina. Jo, Jo, Jo, Jo…. Dame un besito, prietita… ¡Achú!

LA NIÑA: Quítese, viejo cochino. Yo nunca le haré nada. Nada. Ni un frijol refrito. Usté mató a Cirilo… ¡ay mi Cirilito! Mi novio prometido. ¡O bu jú, bu jú, bu jú! Ya nunca lo volveré a ver. ¡Prefiero la muerte que casarme con usté!

BANDIDO AMARILLO: Mira que te llevaré a Europa, mi palomita morena. Tendrás todo lo que quieras en el mundo. Yo soy el hombre más rico del universo. Te compraré un hotel en la luna para nuestra luna de miel. Allí, sí, seremos muy felices, mi palomita cuchi-cuchi… Jo, Jo, Jo… y comerás pollo frito todos los días… Ja, Ja, Ja… y ahora que soy rico vamos a tomarnos unos jaibols al Embajador… Jo, Jo, Jo, Ji, Ji, Ji… Ja, Ja, Ja. ¡Achú! ¡Ay! ¡Qué remojada me di anoche en la tormenta!

(Mientras tanto Los Leones están discutiendo algo muy importante)

PRIMER LEÓN: (Al segundo León) ¿Estás pensando lo que yo estoy pensando, verdad?

SEGUNDO LEÓN:  Sí, ese era el Bandido Amarillo, (¡Aurr!) y La Niña era la Niña de los Ojos Negros, (¡Aurr!) la nieta del Güelito, el verdadero dueño del tesoro de Pancho Villa….

PRIMER LEÓN: Sí, se ha de haber robado a la niña para que le dijera dónde estaba el tesoro, y la ha de haber traído por fuerza aquí. (Sí, eso es, ese Bandido tonto cree que nos ha engañado)

SEGUNDO LEÓN: Sí. Y hace mucho que no comemos carne fresca. (Olfatea el aire, con gran gusto en la dirección del Bandido quien aún no se da cuenta de lo que pasa.)

PRIMER LEÓN: Estás pensando lo que yo estoy pensando, ¿verdad?

SEGUNDO LEÓN: Sí. Es hora de comer carnita fresca. ¡Vamos! (Se van lentos hacia el Bandido Amarillo quien ya llegó hasta donde está su Caballo)

CABALLO: …Mmm… algo me huele a León….

BANDIDO AMARILLO: Cállate, caballo tonto, tú siempre hueles a algo. Tápate las narices.

CABALLO: No, algo me huele mal… como a León. Se me hace que ahí viene algo… algo así como León detrás de nosotros.

LA NIÑA: Ojalá que nos coman a todos. Yo ya no quiero vivir si no me caso con mi Cirilito, que en paz descanse.

BANDIDO AMARILLO: Te casarás conmigo….

PRIMER LEÓN: (Sorprendiéndolos a todos) ¡Ella no se casará contigo, Bandido Amarillo!

BANDIDO AMARILLO: Qui… Qui… Qui… ¿Quién dijo eso?

CABALLO: N N N N No fui yo. ¡Algo me huele más fuerte a León!

BANDIDO AMARILLO: ¡A A A A L L L Le Le Le Le León!

CABALLO: ¡Sí! ¡Ay! ¡Santa Pastura! Mira, ¡ahí están detrás de nosotros! ¡Parecen dos leones! ¡Ay! Que me lleva la carretaaa….

BANDIDO AMARILLO: ¿Do… Do… Do… Dos Leones? ¿Así grandototototototes?

CABALLO: Sííííí (Relinchando de miedo)

BANDIDO AMARILLO: Po… Po… Po… Pos quédate tú con los dos… yo no quiero ni uno. ¡Achú! ¡Achú! ¡Achú!

CABALLO: Yo creo que nos quieren comer a los dos… ¡A A A Achú! ¡Ay, Santo Caballo! Virgencita de los animales, ¡sálvame! ¡Ahí vienen Los Leones!

PRIMER LEÓN: Pronto te comeré, Caballo caballito….

SEGUNDO LEÓN: Pronto te comeré, Bandido Amarillito… mmmm hasta pareces pollito. ¡Mira qué buen pescuezo tienes, como de gallina! Mira, traigo mi sal y mi pimienta… mmm carnita pa mi pancita de León… ¡Ooooooh, boy!

BANDIDO AMARILLO: Ay Ay Ay Ay N N N No, No, por favorcito no me coman. Tengan, tengan, aquí está el tesoro. Cómanse a mi caballo. Cómanse a la niña, por favor no me coman a mí, no, por favor. O bu jú, o bu jú, no me coman, please…. Denle el tesoro a la Niña, yo… yo… yo no lo quería…. Sí, sí. Yo se lo iba a dar a la Niña. (Le muerde un león las narices) ¡Ay mis narices! Déjeme, señor Leoncito. ¡Déjeme! (Le muerde el otro león los pantalones de atrás) ¡Ay… mi mofle! Déjeme, Sr. León. ¡Achú! ¡Achú! ¡Achú!

CABALLO  ¡Achú! ¡Achú! ¡Achú!¡Ay, ay, ay, ay!

LA NIÑA: Señores Leones. Señores Leones, les van a pegar el catarro este par de bandidos. No se los coman. Al cabo no podrá este Bandido Amarillo (le da una patada) robarse el tesoro. Será para la gente pobre… aunque lo tenga que hacer solita… ya que este ingrato Bandido ha matado a mi Cirilito. ¡Oooo, Oooo, ayyy qué dolor llevo en el corazón….

PRIMER LEÓN  Uy, sí, huelen refeo estos dos….

SEGUNDO LEÓN: Están retemocosos….

PRIMER LEÓN  ¿Estás pensando lo que yo estoy pensando?

SEGUNDO LEÓN: Sí, tíralo a León. ¡Estos dos ni en barbacoa saben bien!

BANDIDO AMARILLO: No, no nos tiren a León, ¡por favor! ¡Yo no quiero que me coma un León ¡Ay, Ay que no me coma un león! Bujú, Bujú….

CABALLO  (Llorando y de rodillas) Perdónenos, Señores Leones. Ya no volveremos a robarle a la gente pobre… ya no, ya no, por favor, no nos coman…yo tengo cinco caballitos en casa, una mujer caballa, y otro caballito en camino, por favor, no nos coman….

PRIMER LEÓN: Vayan mucho a la….

SEGUNDO LEÓN  A la entrada de la cueva. ¡Allí esperen si no quieren que nos los comamos vivos!

CABALLO: Ay, no, ni crudos, no, por favor, Señor León… ni crudos, ni cocidos con arroz.

BANDIDO AMARILLO: Ni con cebolla, Sr. León… por favor, ni con cebolla….

PRIMER LEÓN: Pues se me van desapareciendo….

(Se retiran el Bandido Amarillo y el Caballo temblando y llorando. Luego de inmediato aparecen el Güelito y Cirilo, bastante cansados  pero con gran ánimo. La Niña llora bajito.)

GÜELITO: Whoa! Whoa! Caballo, ya llegamos. Ojalá que no sea muy tarde. ¡Por Dios juro que si ese maldito Bandido Amarillo le hizo daño a mi Niña de los Ojos Negros le voy a cortar ese maldito pescuezo de gallina que tiene!

CIRILO: Sí, yo también le voy a cortar el pescuezo….

GÜELITO: Nomás tiene uno, y ese es mío….

CIRILO: (Se oyen unos sollozos) ¿Qué es ese ruido? Oh, sí, algo le habrá pasado a…  mira allá brilla algo. Ha de ser el tesoro. No, no es… parece… parece… ¡ay, sí! Santa Cachucha, es la Niña, la Niña de los Ojos Negros. Oh, Güelito, está bien, está bien. Hemos llegado a tiempo. Todo está perfecto. Allí, allí debe estar el tesoro cuidado por los leones. ¡Oh, qué felices seremos…!

BANDIDO AMARILLO: (Salta de repente de entre las sombras) ¡Arriba las manos, huerquillo…!

CIRILO: Ayyy, el Bandido Amarillo. (A La Niña) No, no te arrimes, vete con los leones. Es el Bandido Amarillo….

GÜELITO: (Se aparece también de las sombras) ¡Suelta esa pistola, Bandido Amarillo!

BANDIDO AMARILLO: (Casi muerto de miedo) Ayyyyy ¡Naaannniiiiitttaaaaa! El Viejito difunto… es un espanto. Ayy Ayy, y el huerquillo que yo maté… ¡Ayyy, otro espanto… ¡Ayyy caballo, caballo! ¿Dónde estás? Ven que me lleva la Pelona doble…. (Sale corriendo de la cueva y desaparece) ¡Ay, Nannniiitaaa!

LA NIÑA: Cirilo, Cirilo. ¡No estiraste la pata! Ay mi Cirilito. ¡Qué contenta estoy! Güelito, Güelito. ¡Qué feliz seremos! Allí, allí con los Leones está el tesoro de Pancho Villa. Vamos, vamos por él. Estoy segura que nunca jamás veremos al Bandido Amarillo y a su asqueroso Caballo. Vamos….

GÜELITO: Sí, sí vamos….

(Cambia la escena y enseña al Bandido Amarillo y al Caballo con parches en la nariz y en el trasero)

BANDIDO AMARILLO: (Está tras una piedra porque no quiere que lo vean muy bien pero. el Caballo lo empuja para fuera.) Ja Ja Ja (risa nerviosa) Ja Ja Ja Ji Ji Jo Jo… eso creen ustedes, pero yo  volveré por el tesoro de Pancho Villa… Ja Ja Ja…, Jo Jo Jo… Ji Ji Ji… ¡Vamos, Caballo!

CABALLO: (Con la trasera parchada al retirarse) Sí, Jefe…. Lo que usté diga, patrón… mmmm, algo me huele a Dragón… mmmm snif… snif… si, algo me huele a Dragón….

(Se asoma un Dragón detrás de un árbol).

CURTAIN

FIN

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *