Francisco Molinero

Molinero, Francisco

Francisco Molinero (Madrid, 1959) en 1978 publica sus primeras poesías con la editorial El Gran Espectáculo en una recopilación que se denominó Poetas Universitarios y en la revista Ahumada. Durante años colaboró con la edición de las revistas La Alcayata y Colección de Autores Nuevos como poeta y miembro del consejo de redacción. Ha publicado cuatro libros de poesía: Tratado sobre la distancia, la luz y otros conceptos de arquitectura y escultura (2009), Blues (2010), Gota a gota (2012) y Poesía de papel (2015) que se pueden encontrar tanto en papel como en formato electrónico en Amazon y recientemente ha auto publicado el libro de poesía ilustrada, Arquitectura interior (2017) mediante crowdfunding.

Desde 1980 dirige su blog Paco al día (www.pacoaldia.wordpress.com) donde se pueden encontrar tanto sus poesías como apuntes en prosa y ha colaborado en distintos blogs con apuntes y poesías.

 

 

 

 

 

 

 

Recordar

Ahora recordaba cuando estaba en ti
tan unidos como habíamos querido
mezclada la carne, la piel
aislado el tiempo alrededor nuestro.

Recordaba que durante un tiempo pensé
seriamente
que era feliz.

Las horas indolentes
los silencios sanadores
tus besos
y solamente de vez en cuando la furia de mi cuerpo en ti.

Ahora recordaba, tirando de la luz del recuerdo
que estaba así
sin reservas
cautivado y libre
hipnotizado y consciente.

Amante amado.
Después la bisagra del tiempo quebró en un instante la magia
la luz atractiva
y te libraste de mí, como se libra de su piel la serpiente
para nacer nueva
más brillante
mejor.

 

 

 

 

 

 

 

 

La piel

Cuanto más desciendo en la escala de la vida
más me doy cuenta de que solo el sexo me salva.

Cada peldaño que bajo me recuerda la luz nocturna
reflejándose en tus caderas
en sus caderas
en las caderas.

Cuanto más lejos estoy de la cordura
más me doy cuenta de que besar me sana
me rescata del olvido
buscar el pliegue de tu sexo
entre sus piernas
entre las piernas.

Hay un placer exquisito en cada instante dedicado a amar
mientras estoy en ti,
vivo,
la distancia me mata,
el tiempo que se mueve entre mis manos
se pierde.

Cuanto más pierdo el interés por todo
más me interesa tu piel
su piel
la piel.