Daniel Vargas Minerbi

Vargas Minerbi, Daniel

Nació en la Ciudad de México, México. Vivió en el barrio de Coyoacán en sus años universitarios, cursando la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad Iberoamericana. Trabajó como diseñador gráfico, fotógrafo y director de arte para Televisa, Bancomer, Secretaría de Pesca y el Museo del Virreinato en Tepozotlán. Emigró hacia los Estados Unidos donde obtuvo en Arizona State University una licenciatura en Español, una maestría en Literatura en Español con énfasis en la literatura Chicana, y un doctorado en Literatura Chicana en Español. Ha impartido cursos en dicha universidad en los niveles inferiores y superiores de español, cultura y literatura, así como también ha colaborado en revistas universitarias/académicas como Sammis Magazine, Voces Eulatinas y La Palabra. En este momento trabaja en la Universidad Estatal de Arizona como Instructor y Supervisor y preparando su primer libro sobre la autobiografía eulatina. Ha participado en congresos literarios y culturales en Venezuela, Colombia, Argentina, México, España, Irlanda y Estados Unidos. Tiene publicados tres artículos sobre sus investigaciones sobre identidad, exilio y migración, uno en Mérida, Yucatán, Puebla, México y otro en Cork, Irlanda. Ha trabajado como traductor, editor, diseñador, fotógrafo y muralista en el área de Phoenix. En sus ratos libres participa activamente en la Comunidad Hispana en el área metropolitana de Phoenix, en eventos culturales y sociales en el Consulado General de México, entre ellos un taller de escritura creativa dirigido a jóvenes migrantes.

CRUZAFRONTERAS

Las fronteras físicas y metafóricas siempre aparecen en nuestras vidas. Y es nuestra decisión cruzarlas o no. Para algunos de nosotros, este ejercicio puede ser algo tan sencillo como lo que sucede entre Rivera (Uruguay) y Santa Ana do Livramento (Brasil), en la cual uno con solo cruzar la calle cambia de país sin necesidad de presentar ningún trámite o documento.

Un concepto más complicado de frontera se presenta en para los aventurados cruzafronteras en el límite en Nogales en la antigua región de la Pimería Alta desde los tiempos de Eusebio Kino, cuya historia nos indica que todo surgió a partir de un rancho llamado Los Nogales de Elías en 1822 por una concesión de tierra (Line 74). Ahora el ir de sur a norte de esta región, una persona debe llevar consigo no solo un pasaporte, sino a veces hasta una documentación de libertad financiera para poder cruzar en forma legal. Pero la necesidad social, el hambre y la sobrevivencia es una justificación moral de atravesar las fronteras imaginarias que ha puesto el hombre.

Al jugar con la metáfora, he encontrado un concepto de frontera que aquí reproduzco de algunas de las imágenes que mis ojos han visto en varios lugares donde existen estas fronteras.

  • Lado sur, lado norte - Gran Cañón del Colorado
  • Una venta al puerto - San Francisco, CA
  • Uno va, otro viene - Tren en Buenos Aires
  • Una puerta al Atlántico - Vigo
  • El pasado, el presente - San Xavier del Bac
  • Cominuidad china - Misión de Buenaventura
  • El camino de la Bestia - Trincheras, Sonora
  • Santa Bárbrara, California
  • Ponte Don Luis I - Porto
  • Un mexicano en Los Ángeles
  • Una calle, dos países - Rivera/Santana do Livramento
  • Una comunidad, dos países, Brasil y Uruguay
  • Paso de Aduana - Rivera
  • Dos temas culturales hispánicos - Univiersidad de Harvard
  • Una cañería que divide - Toledo
  • Un puente que une - Brasi/Uruguay
  • Un camino con puerta - Boston

MI ENCUENTRO CON LAS AVENTURAS DE UN VIOLONCHELO:
HISTORIAS Y MEMORIAS DE CARLOS PRIETO

Mi función cultural voluntaria con el Consulado General de México me ha llevado a encontrarme con muchas sorpresas y una de ellas fue conocer a Carlos Prieto y a Chelo Prieto. Recibí una amable invitación del Dr. Enrique Cortazar, agregado cultural del consulado para ir a un concierto en el Museo del Instrumento Musical en Phoenix – https://mim.org/ – para apoyar la agenda cultural del consulado. Se presentaban Carlos Prieto y Chelo Prieto.

Con una increíble trayectoria internacional, Carlos Prieto ha viajado por todo el mundo con Chelo Prieto para tocar música de compositores de la talla de Johann Sebastian Bach, entre otros. Aparte de la devoción, dedicación y pasión de Carlos Prieto por la música, uno puede sorprenderse también por su escritura. Como miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, Prieto escribió un libro sobre Chelo Prieto. Pero ¿quién es Chelo Prieto?

En una anécdota contada por el propio Carlos Prieto durante una tertulia después del concierto, nos relató a un grupo de seguidores como nació Chelo Prieto. Para poder viajar con su violonchelo a varias partes del mundo donde ha ofrecido conciertos, Carlos Prieto documenta a su valioso violonchelo como pasajero en los aviones bajo el nombre de Chelo Prieto. En una ocasión, cuando hubo un retraso de vuelo y los pasajeros tuvieron que desabordar un avión, los empleados de la aerolínea tuvieron que contar a los pasajeros en su lista de nombres. La cuenta no les salía, faltaba un pasajero llamado Chelo Prieto. Al hacer una llamada por el altoparlante de la sala de espera, todo se aclaró, Chelo Prieto se había quedado en la aeronave en su estuche.

Con este relato, el lector puede indagar más en las aventuras que Carlos Prieto escribió sobre la historia y las vicisitudes de su violonchelo en una de las 6 ediciones de Las aventuras de un violonchelo: Historias y memorias (1998).

Video de Carlos Prieto, Yo-Yo-Ma y un dueto brasileño de guitarra en la premier de “El arco y la lira” el 11 de octubre de 2015