María del Pilar Álvarez Novalvos

Álvarez Novalvos, María del Pilar

María del Pilar Álvarez Novalvos (Madrid, 1963). Filóloga hispánica especializada en Literatura (UCM). Escritora y profesora de Lengua y Literatura, y de Francés (DALF). Autora del libro de relatos La muerte es otra cosa (Madrid, Opera Prima, 2013) y coautora de La aventura de escribir (Madrid, Ed. Granada, 1991). Ha publicado relatos en Antologías de Nuevos Narradores y en colecciones de Clara Obligado:  Futuro imperfecto (2012), Los inquilinos de El Aleph (2011), Jonás y las palabras difíciles  (2010) y Apenas unos minutos  (2007). Con artículos, reseñas y relatos en español y en francés, ha participado en revistas literarias, webs, bitácoras y libros: Revista El Humo (México), Revista Groenlandia, Revista Narrativas, Revista Entre Líneas, la web canadiense Coin de ciel; los blogs Paco al día y Cuentos de Marieta, y el libro Literatura popular zamorana (Zamora, Ed. Semuret, 2009). Es la traductora oficial del músico y poeta canadiense Le Souffleur De Sons. Ha sido finalista (primera selección) en el III Concurso de microrrelatos “Museo de la Palabra”, 2013, y también finalista en el Concurso de microrrelatos “Paseando con fantasmas” (2012) y doble finalista del Premio de microrrelatos “Por favor, sea breve” (2010). Sus blogs: elbucleazul.blogspot.com.es. y lamuerteesotracosa.blogspot.com.es.

EL CUADRO

“La belleza perece en la vida,
pero es inmortal en el arte.”

Leonardo Da Vinci

Dentro de aquella tela se encontraba realmente incómodo. Llevaba varios siglos arrodillado, al lado de una hermosa dama y de dos niños. Le parecía estar despertando de un letargo duro y enigmático. El tiempo, en el interior de aquella cueva, hacía varios siglos que se había detenido. Sin embargo, todavía recordaba la primera sesión donde con una mano sujetaba la cintura a uno de los pequeños. Después de tantos años, se había creado un punto de inflexión entre el espacio exterior y el cuadro donde él moraba, un punto impregnado de algo que se colaba en los poros del lienzo, de sus ropajes, de su carne. No habría sabido precisar si se trataba de un fenómeno natural o de una emanación desconocida. Lo que sí estaba claro era que, desde el momento en el que aquella imprimación le penetró, se dio cuenta de su estatismo, de su encierro y de su planitud.

Movió ligeramente el ángulo de sus ojos buscando la causa de su despertar, y la vio al otro lado, ajustando el caballete en la posición adecuada para recibir la luz.

Aquella mañana la pintora había madrugado algo más de lo habitual. Se sentía especialmente excitada por la sesión, la última de su trabajo. Había dejado para ese día la cara, la parte que más admiraba. Preparó las mezclas con parsimonia, con el rigor de un ritual a punto de consumarse, pues los colores podían variar de un día para otro si la luz no caía sobre la paleta con la misma inclinación. Se colocó frente al cuadro y cerró los ojos para evocar el mismo estado de ánimo de los días precedentes. Al instante, su amor por la belleza magnífica de aquel ser se intensificó más que cualquier otro día. Desde el principio decidió que no pintaría a la Virgen de las rocas ni a los dos niños. Solamente a aquel ser extraordinario. Y cargó su pincel con la mezcla de óleos precisa para intentar reproducir la textura de aquellos párpados, su cadencia, sus curvas exquisitas.

Al tocar con la pintura el lienzo para delimitar el perfil inconcebible de los labios, el modelo sintió la caricia de un beso y su carne se llenó de volumen.

A la artista le pareció que el original se había estremecido y se afanó aún más en recrear la ligereza de los rizos, la delicada inclinación de la cabeza, el divino abandono…, en cada trazo.

Por fin, él pudo incorporarse por completo y la vio de frente, hermosa y brillante, con un vestido blanco de seda y un pañuelo anudado a los cabellos, y desde el cuadro le tendió una mano que rebasó la pared.

Ella dejó sus pinceles y se acercó para ofrecerle la suya. Cuando sus dedos se tocaron, el pie de ella se elevó, delicado, para entrar en el recinto.

Detalle del ángel de La virgen de las rocas
(1483-1486)
Leonardo Da Vinci