Juan Villa LP 7

Villa, Juan

Investigador de cine y literatura de la frontera. Obtuvo una Maestría en español de la Universidad Estatal de Arizona en 2009 y es egresado de la Escuela de Periodismo Walter Cronkite en 1998. Ha participado como ponente e investigador en diversos congresos académicos y de periodismo en varios países. Su experiencia incluyen radio, televisión y medios impresos, entre ellos Radio Única, Telemundo, Univisión y La Voz. Es originario de Mexicali, Baja California, radica en Phoenix, Arizona y actualmente estudia un doctorado el literatura en la Universidad Estatal de Arizona. Ha publicado el libro Coyotes en el cine fronterizo (2011).

EL CHAPO Y PANCHO VILLA A CIEN AÑOS DE DISTANCIA

No sería  la primera vez que un hombre que actúa fuera de la ley se prestara a ser filmado para documentar su vida y aparecer en la pantalla grande. En Información reciente se afirma que el narcotraficante Chapo Guzmán  hizo contacto con Hollywood para que se hiciera una película sobre su vida. Hace más de 100 años, el propio revolucionario mexicano Pancho Villa se convirtió en una figura de cine. Mientras participaba en batallas, Villa aceptó un contrato exclusivo con una compañía que lo filmó en el campo de batalla, incluso se prestó a reconstruir escenas si fueran necesarias.

Mientras se difunde parte del famoso video de un celular filmado en octubre del 2015 con un Chapo Guzmán sentado en un banquillo, otorgándole permisos a la actriz mexicana Kate del castillo y al estadounidense Sean Penn, nos damos cuenta que hasta el criminal más buscado del mundo pretende acaparar la atención con confesiones que quedarán documentadas para siempre.

En 1914 el Centauro del Norte, Pancho Villa firmó e hizo negociaciones por 25 dólares con la Mutual Film Corporation para llevar a cabo dichas filmaciones. Hay que tomar en cuenta que el cine en México en esa época era relativamente nuevo, con equipos costosos para ser trasladados a las zonas de combate. Hoy en día, cualquier teléfono celular recaba imágenes invaluables.

Hay más de cien años de distancia entre estos acontecimientos, las actividades de estos dos personajes podrán ser muy diferentes, pero sus actos nos invitan a reflexionar sobre el hecho de que siendo las unas figuras más buscadas y polémicas de su tiempo, se propusieron perpetuar sus imágenes en el cine.