Emilio Barraza Durán LP 6

Barraza Durán, Emilio

En mi calidad de maestro, considero importante la literatura en general y la poesía, en particular. En especial, me interesa el proceso creativo en la escritura. Escribo desde adolescente, cuando un grave accidente me mantuvo en cama por varios años, y la lectura y la escritura fueron mis compañeras inseparables. En el año 2013 publiqué mi primer libro “El Callejón de los Corderos” editado por Editorial Mago Editores Santiago de Chile. El 2014, resulté finalista del concurso.

FORMATOS CIRCENSES

Entre un trapecio y otro
los gritos de terror
(un ave sin radar
cayendo a tierra)
las lentejuelas
el motor partido en dos
el negro vacío del espacio
(la cuerda se cortó
en  mitad de la carrera)
las viejas camillas
el ascensor
el gesto tranquilizador
de la enfermera
el doctor y su máscara de cera
pinzas, algodón
fractura de cadera
rotura de tendón
la operación
una mañana entera
en las fronteras de la UCI
(la función debe continuar
es la vieja tradición del  espectáculo)
mañana estarás mejor
tuviste suerte
todos los pasajeros del avión
murieron
la bomba explotó
a la una y media
antes habían actuado los payasos…

MITOS

Siempre les doy el asiento
A las señoras en la micro.

Esto lo hago
Para hacerles creer
Que soy un caballero.

Después
Las conquisto con un guiño
Y les hago el amor
A la manera griega.

En el laberinto del bus
Gritan las doncellas
Con la cópula feroz
Del pasajero Minotauro…

PARALELO 11

Dos cadenas rotas
En un hilo negro.

Dos puntos de quiebre
En nuestros calendarios.

Dos largas cicatrices
Que todavía duelen
En inglés y en castellano.

(Los niños miran pasar los aviones
Preguntando por qué vuelan tan bajo).

Nos hermana la sangre
El dolor  de los deudos.

Las lágrimas no tienen idioma.

Los muertos tampoco…

MUJER BESANDO VIDRIOS

Exploradores antropófagos tus labios
Lanzaron sus colmillos al vacío.

(En estas vanas y ardorosas cacerías
Todas las presas se durmieron
En los pastos  angulares
De la muerte).

Ni una gota de aire circula por estas
Soledades.

Sólo un poco de bencina nos separa
En este bus que corre y corre
Paralelo al tuyo.

Se han congelado o encogido
Esas viejas estructuras dominantes
Que tanta poesía provocaron.

(Los suicidas aún te recuerdan
En el fondo de los ríos
Te recuerdan poderosa y fría
Como una luna  recién nacida
Del Apocalipsis)

El viejo padrenuestro de las canas
Comenzó su sacrificio:
“Nosotros los de antes
Ya no somos los mismos”
(Leo y maldigo)

Pero aunque no lo creas yo sigo aquí
Siempre al otro lado del espejo
Esperando el último milagro de tus labios
Blasfemos.

Bésame ahora a través del blanco vacío
De la tinta
Quiero ser la última máscara pervertida
Por tu boca salvaje.
Pero te advierto que mi beso será breve
Y laborioso:
Lo que dura el suspiro de un poeta
Escribiendo su último li

SACRIFICIO DIARIO

Todos los días hago una cruz
Con el cepillo de dientes
Y la máquina de afeitar
Mientras miro mi rostro
Sin tiempo
En el río profundo
Del espejo.

Todos los días
El desodorante endulza
Los salmos escritos en mi piel
Y me leo en griego y en latín
Antes de decir Buenos Días en castellano.

El enjuague bucal
No hace otra cosa que repetir
Las lenguas sagradas
Habladas en La Biblia.

La voz de Juan Bautista
Retumba directamente
Desde las cañerías
Mientras me bautizo
Yo mismo

En el nombre del padre que soy
Y del hijo que tengo.

El Espíritu Santo
Me cubre amorosamente

Con colonia
Para borrar el olor a pecado
De mis sueños profanos
En la noche anterior.

Preparo mi desayuno con las 30 monedas
Que los Fariseos me pagan
Por traicionar
Al Maestro que hay en mí.

Soy Profesor
Todos los días enseño
Con los brazos abiertos
Y una corona de espinas
En la frente…