David Durán LP 1

David Durán

Universidad Estatal de Arizona
Nació en Michoacán y después se trasladó a Sonora siendo un niño. Ahora se encuentra radicado en Phoenix
Arizona USA. Asistió a la Universidad Estatal de Arizona (ASU por sus siglas en inglés) en donde se graduó con
dos licenciaturas, una en Justice Studies y otra en Literatura en español. Recientemente graduado de la misma
institución con una maestría en literatura chicana. Ha asistido a algunas conferencias nacionales e internacionales
dentro de las cuales se encuentran: XIII Reunión de Investigadores de Ciencias Sociales y Humanas (Puebla.
Méx). Séptimo Foro Internacional de Estudiantes de Lingüística y Literatura. Universidad de Sonora, (Hermosillo,
Sonora, México). IV y V Congresos de Poetas Migrantes. San Luis AZ, San Luis Son. IV Encuentro de Escritores
Iberoamericanos en Estados Unidos (homenaje a Luis Valdés). Peregrinos y sus Letras. Phoenix AZ. Homenaje al
Doctor Justo S. Alarcón”. Phoenix AZ. XIV y XV Conferencia de Literatura ASU. Algunas publicaciones incluyen:
“La carta que nunca escribí”. Revista Literaria Katharsis Septiembre 2008 España. “Luna llena”. Revista Literaria
Katharsis Septiembre 2008 España. Congressional Immigration Reform. The Examiner. Julio de 2010. “Carrera a
muerte” Refugio Poético primavera 2012. “El Descubrimiento” Refugio Poético primavera 2012.
La bola
I
Señores voy a contarles
préstenme mucha atención
eso que pasó en la bola
llamada revolución.
Don Porfirio sometía
a todo el pueblo por igual.
Mientras el indio moría
se sonreía el chacal.
Años de los novecientos
noviembre pa’ más decir
pidió Francisco I. Madero
en la silla presidir.
Gritaba Pancho Madero
para toda la nación
viva el Sufragio Efectivo
también la no reelección.
Ay que dolor y tristeza
ay que tristeza y dolor
ya mataron a Zapata
por defender nuestro honor.
Ya mataron a Zapata
lo mataron a la mala
por defender a los indios
impulsando el plan de Ayala.
A Madero se le unieron
otros muy grandes señores
pero lo que ellos querían
sólo conseguir favores.
Obregón, Calles, Carranza
sólo vieron la ocasión
de hacerse más poderosos
a costa de la nación.
Y Villa que se rodeaba
de asesinos con esmero
y su afán ahí sólo era
el de servir a Madero.
Ya se ha terminado la bola
a Villa dijo Panchito
entrégueme ya las armas
y aquí le doy su ranchito
Ay que dolor y tristeza
ay que tristeza y dolor
ya mataron a zapata
por defender nuestro honor.
Ya mataron a Zapata
lo mataron a la mala
por defender a los indios
impulsando el plan de Ayala.
Claro que sí, Presidente,
contesta Villa tal cual
yo quiero una gran hacienda
pero la quiero en Parral.
Dijo Madero a Zapata
ya terminó su encomienda
si usted me entrega las armas
le doy una gran hacienda.
Haciendas no quiero yo
yo sólo quiero igualdad
sólo quiero que a los indios
les dé tierra y libertad.
Ya mataron a Madero
de la prisión en la puerta
cuando él era prisionero
lo mató el borracho Huerta.
Ay que dolor y tristeza
ay que tristeza y dolor
ya mataron a zapata
por defender nuestro honor.
Ya mataron a zapata
lo mataron a la mala
por defender a los indios
impulsando el plan de Ayala.
II
Sigue la bola rodando
sigue rodando y muy fuerte
y a todos los mexicanos
anda rondando la muerte.
Sigue rodando la bola
sigue rodando de panza
ahora se encuentra en la silla
el barbón chivo Carranza.
En esa bola que sigue
rueda y rodando de panza
se enfrentan Villa y Zapata
contra Obregón y Carranza.
Carranza dijo a los gringos
ya muy sentado en la silla,
pasen ustedes señores
agarren a Pancho Villa.
Carranza dijo a Guajardo
hay un indio que da lata
póngale usted una trampa
y máteme a ese Zapata.
Ya mataron a Zapata
ya torció el rabo la puerca
lo mataron a la mala
en la hacienda Chinameca.
La bola sigue rodando
rodando por las laderas
donde pelearon mujeres
llamadas las soldaderas.
Así pelean las mujeres
esas mujeres bonitas
y con amor recordamos
a todas la Adelitas.
Sigue la bola rodando
rodando de todos modos
y en esas cruentas batallas
pelean todos contra todos.
Vuela palomita blanca
vuela paloma querida
dile a todos que los ricos
siguen reinado allá arriba.
Vuela paloma cerrera
y ya no sigas durmiendo
cuéntales ya que los pobres
de hambre se siguen muriendo.
Ya con ésta me despido
préstenme mucha atención
de nada sirvió esa bola
llamada revolución.
Ya con ésta me despido
y con un gran sentimiento
los ricos siguen arriba
¿pa’ qué sirvió el movimiento?