Alberto Granada LP 4

Granada, Alberto

Zaragoza, 1970 «publicaciones y premios de comic, de ilustración (premio nacional Correos y Telégrafos y participación en fase europea) tiras cómicas, colaboraciones con  publicaciones de instituto y universitarias «diseño, publicidad, logotipos, cartelería para eventos diversos, pinturas murales en Malevaje bar «locutor y guionista en Radio Medias [ZGZ], director y coordinador de Radio Los Enlaces y Onda Fosca emisoras libres de Zaragoza emigración a París, 5 años de vida crápula «vuelta a España, premio de ilustración 4º centenario de “El Quijote” en Alcalá de Henares «publicación [2005] de “Unos cuantos cuentos gallegos”, libro de relatos y fotografías «marketing y comunicación en varias empresas multinacionales, especialista en Marketing Directo, premios Imán y Actualidad Económica «Vigo desde 2007, serigrafía artística en la Escuela de Artes y Oficios –EMAO-, a las órdenes de Nelson Villalobos, fundación [2009] del colectivo de artistas Grupo Sótano 5 «“Lois Pereiro no Pazo de Tor”, primera exposición seleccionada para el proyecto “Espazo Público de Visibilidade” de la Rede Museística de Lugo «obras (milagros) en colecciones privadas de París, Vigo, Monforte de Lemos, Madrid, Zaragoza, Barcelona, Reus, Alicante y Madrid«.

GALERÍA DE PINTURAS: EN BOCA

Boca_1

“Dentro de la piscina abrió los ojos. Su cuerpo se hundía hasta el fondo. Lentamente. Sus ojos seguían la trayectoria de la caída. Azulejos pequeños y azules, borrosos, acuosos, blancos. Abrió la boca e intuyó la muerte.”
Texto Yanet Acosta

“In the swimming pool she opened her eyes. Her body was sinking to the bottom. Slowly. Her eyes were following the trajectory of the fall. Small and blue, blurry, watery, white tiles. She opened her mouth and sensed her death.”
Text Yanet Acosta

Boca_3

 

“Yo no sé de pájaros, no conozco la historia del fuego. Pero creo que mi soledad debería tener alas.”
Texto Alejandra Pizarnik

“I know nothing about birds, I do not know the history of the fire. But I think my solitude should have wings.”
Text Alejandra Pizarnik

Boca_2

“Ya no se oyen los gritos en el cobertizo. Quizá por eso hayan desaparecido los niños del pueblo.”
Texto Lourdes García Pinel

” The screams are not heard in the shed anymore. Maybe that’s why the kids from the village have disappeared.”
Text Lourdes García Pinel

Boca_4

“Sesenta segundos es lo que tarda el sol en ponerse. Y no quiero que me descubras cuando despiertes. Ahora sólo tengo un deseo. Que salgas del sueño y me mires.”
Texto Nuria Sierra Cruzado

“Sixty seconds is the time the sun takes to set. And I don’t want you to find me when you wake up. Now I only have one wish. That you come out of sleep and  look at me.”
Text Nuria Sierra Cruzado

Boca_7

“Dime en un susurro lo que sólo tú conoces de mí. Yo te mostraré los soles ocultos de mi ser.”
Texto María Pilar Álvarez Novalvos

“Tell me in a whisper what only you know about me. I will show you the hidden suns of myself.”
Text María Pilar Álvarez Novalvos

 Por Alberto Granada

Palabras, palabras. Y sus caminos. Como sus caminos sus formas. Las formas de la palabra son innumerables, todas más o menos válidas, pero válidas. Las primeras palabras que conocemos toman la forma de pintura, en las cavernas: el primer bisonte de Altxerri, las focas de Nerja o los caballos de Chauvet son palabras del Homo Neanderthalensis.

La palabra y la pintura son dos voces que grita la misma garganta, dos manchas que imprime el mismo brazo. La composición es el verso construido, ya sea asonante (abstracto si se prefiere) o consonante (¿figurativo?)

Entendida la pintura como una forma de lenguaje, mejor, como un discurso, el pintor elige lo que quiere decir. El observador, el admirador de la obra, por su parte, escucha y entiende lo que la obra dice, traduce, si se prefiere, en base a su bagaje cultural acumulado. Como dice el gran Nelson Villalobos, la pintura acaba en la mirada del observador. Y añado, es distinta para cada persona. La última pincelada es sólo un hecho anecdótico en el discurso del artista.

Comencé a pintar la serie “En boca de ella” en mayo de 2014, después de una época traumática de mi vida. La primera pintura surgió leyendo “Maridos”, exquisita colección de relatos que meten el dedo en la llaga de las relaciones humanas, más aún, de la condición humana. Obra de la mexicana de Puebla Ángeles Mastretta. Cito de uno de sus textos:

“-Adónde vas? –preguntó él.

-A la vida –contestó ella dando la vuelta sobre sí misma para bajar los pies de la cama”.

En ese momento, con esa primera pintura, vine a darme cuenta de la poca atención que dediqué en mi vida a las palabras pronunciadas por mujeres. Podemos decir que ellas dicen lo mismo (ya saben, la condición humana) pero lo dicen de manera distinta. Al menos así lo sentí yo en ese momento.

Lector empedernido, pensé cuántas de mis lecturas eran obra de mujer y sólo encontré un puñado de ella. Me he aburrido de admirar a Muñoz Molina, a Mahfouz, a García Márquez, a Gala, a Marías, a Ben Jelloun, a Bowles, a tantos… y sólo unas pocas mujeres, entre ellos.

Así surgió, mentira más mentira menos, la idea de leer mujeres, de escucharlas, de intentar la osadía de pintar sus emociones. Nada Menos. Y me puse a pintar “En boca de ella”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *