Demetrio Anzaldo LP 4

Anzaldo, Demetrio

Anzaldo, Demetrio Escritor y académico de la Ciudad de México especializado en la novela latinoamericana y chicana del siglo XX, estudios urbanos de la Ciudad de México y estudios de género, ha estudiado y ensañado en la Universidad de California en Irvine, la Universidad de Washington, El Colegio de México, la Universidad de California en Riverside, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Departamento del Distrito Federal. Anzaldo ha publicado en distintas revistas académicas en Alemania, España, Venezuela, México y los Estados Unidos. Su libro, “Gender and City in the Mexican Novel-Género y ciudad en la novela mexicana (2003)”, analiza la relación entre sujetos de género y la ciudad contemporánea en novelas mexicanas, bajo las teorías de Ángel Rama y Néstor García Canclini sobre la urbanidad latinoamericana, para incorporarse a explorar la especificidad cultural e histórica de la Ciudad de México como espacio urbano en el cual se yuxtaposicionan diferentes temporalidades y étnias culturales.

DESTELLOS Y CONVERGENCIAS EN LA NOVELA CONTEMPORÁNEA O ATESTIGUANDO EL HORROR DE LA VIOLENCIA MEXICANA EN “LA MUJER QUE BUCEÓ DENTRO DEL CORAZÓN DEL MUNDO”.

La naturaleza olvidada.-Hablamos de la naturaleza y al hacerlo nos olvidamos de nosotros mismos, pero nosotros somos también naturaleza. Por lo tanto, la naturaleza es algo totalmente distinto de lo que pensamos cuando hablamos de ella.
–Friedrich Nietzsche. 322 El caminante y su sombra.

La conciencia de sí no es cerrazón a la comunicación. La reflexión filosófica nos enseña, al contrario, que es su garantía.
–Frantz Fanon. Los condenados de la tierra

Si cada cosa está donde está y cada cosa es lo que parece ser. El mar, pensé, es el mar. El sol es el sol. Y Yo soy Yo.
–Sabina Berman. La mujer que buceó dentro del corazón del mundo

Las palabras, los pensamientos y las imágenes de la propuesta literaria de la escritora mexicana Sabina Berman (Ciudad de México, 1955), La mujer que buceó dentro del corazón del mundo (México: Planeta, 2010), toman un camino poco transitado en el mapa del mundo socio-cultural-económico y político actual: el de la senda del crecimiento humano compartido, llana y solidariamente, con los seres vivos y las culturas circundantes. Berman le muestra al mundo su arte y continúa encaminada en esa ruta que se mueve a contracorriente a los objetivos marcados/impuestos/practicados por la economía neoliberal dominante a escala mundial (falla en contra de la explotación / destrucción del planeta y muestra sombrías proyecciones de lo que pasa y de los que lo realizan, así como un deslumbrante paliativo a considerar). Al incidir en la búsqueda en su interior, Sabina Berman coincide con el sentir nietzscheniano; puesto que encuentra en la inmensidad de la mar lo que al filósofo alemán le ofrecía aquella otra de los majestuosos bosques entre las montañas del continente: la libertad del pensamiento y del lenguaje. Se vive y se aprende del mundo material, se recuerda y se olvida en la realidad mundana y se continúa el flujo de la vida en contacto directo con todos los elementos naturales. La naturaleza doble es la que mueve/conmueve voluntades, vida/experiencia, vivencias o como reflexionaba Rosario Castellanos sobre La divina comedia: “la función de toda cultura, creativa o receptiva, colectiva o individual, es “cómo hacerse eterno“. (Sobre…, 115)

Esa doble naturaleza/realidad del mundo vive en esta palabra silente y se va avivando / posicionando, estratégicamente, dentro de las metrópolis de la geografía mundial novelada y de la no novelada, para destacar algunos de los puntos neurálgicos de la rapaz economía neoliberal enunciados/criticados por ese Yo ficcional de la escritora y que viene a ser representada por las recreaciones de la Karen Nieto, narradora, personaje e imagen/palabra fundamental de su propia historia y de la nuestra: La mujer que buceó dentro del corazón del mundo. Al entrar/escuchar al mundo de esta palabra, quedamos enfrentados a esta doble re-creación autobiográfica (re)inventada y (re)vivida mediante la presencia/ausencia de Karen, una mujer autista nacida en Mazatlán, México; eco de la misma autora y de otras mujeres escritoras nacidas en otros Méxicos. El Yo de Karen se va desmitificando, se va diluyendo intensamente en este mar de su palabra, en este vaivén dentro de la historia en la que la protagonista va navegando/narrando apuntes, memorias e imágenes confeccionadas dentro de un diario personal del que retomará, displicentemente, trazos de una vida diferente y una existencia fragmentada que rehúye de la no realidad, de esa subsecuente irrealidad del lenguaje humano; pero que, irónicamente, se (re)descubre en él. Ella es una mujer escritora llena de pensamientos / recuerdos que vive en un mundo que la estigmatiza, que la marginaliza/silencia y al cual, paradójicamente, logra relatar/delatar. Sabina Berman/Karen Nieto se reinventa/reescribe material y metafóricamente en cada palabra que se dicta; ella se ve viviendo en un mundo en el que enuncia/denuncia el cómo se percibe a sí misma. En ese mundo donde ella también ve a los demás, reflexiona sobre el cómo los demás la ven a ella hablando / pensando para sí y de sí misma, a pesar de las miradas e ideas ajenas. Sus palabras son reflexiones personales que constantemente remueve y pone en diferentes tesituras y perspectivas; son constantes cuestionamientos que le llevan a desentrañar secretos, descubrir dilemas, politizar/polemizar sus disquisiciones: “De nuevo, ¿para qué es necesaria la fantasía? La fantasía: la filosofía o la religión o las historias de cosas que no existen. ¿Para qué habiendo una realidad y teniendo sentidos? Para ser feliz basta sentir con los sentidos y sin Descartes. Con los sentidos y sin palabras. Basta estar con el cuerpo entero en la realidad.” (128).

El cuestionar, realidad y vida, es un rasgo fundamental en el discurso narrativo de Karen Nieto/Sabina Berman puesto que la auto-reflexión y disquisición crítica en pro del autoconocimiento y del lugar que ocupa su Yo de mujer en el universo ficcional y en la realidad circundante son recurrentes en esta materia inventada/recreada por una memoria suelta, por una palabra liberada en su navegar por la vida. Por eso, ella se atreve a repetir a lo largo de su vida su posicionamiento artístico-cultural y su sentir personal ante los demás y ante esa problemática existencial –en un mundo tan lleno de visiones / divisiones / maldiciones– de este doble Yo femenino. Es un yo que resquebraja las demarcaciones mentales y espaciales del mundo conocido/inventado por hombres tan sabios aun como Darwin o como el propio Descartes pensadores polemizados al infinito en su palabra y en su literatura . Este Yo de mujer se sabe fuera de este mundo inventado/gobernado por los seres humanos que le niegan un espacio propio en él y, ante esa realidad sufrida, el YO surge de manera contundente/desafiante, para preguntarles: “¿Y quién les asegura a los humanos que el pensamiento es la actividad más importante del universo? ¿Quién les asegura que el pensamiento es la actividad que distingue todas las cosas entre superiores e inferiores? Ah, el pensamiento” (40-41). Esta subjetividad femenina se reafirma a sí misma de la siguiente manera y en consonancia con la versado por Frantz Fanon:

Si cada cosa está donde está y cada cosa es lo que parece ser.

El mar, pensé, es el mar. El sol es el sol. Y YO soy YO.

Ése es el milagro y no hay más que agregar.

Y sin embargo mi pensamiento agregó:

Yo soy Yo, pero la novedad es que Yo pienso desde mi pecho. No desde mi cabeza. Y desde mi pecho pienso por primera vez sin borrar la realidad y sin que la realidad me borre a Yo.

Más bien la realidad se piensa en Yo. (281)

Es decir, el Yo de la narradora/protagonista, Karen Nieto, mujer con “capacidades diferentes” según lo versado/comunicado en la novela, se propone “enchufarse con cada sentido del cuerpo otra vez a la realidad” (282). Lo importante para ella es “No matar” (281), y no dejar de señalar lo que a su parecer no está ayudando a aprender y a aprehender/comprender la verdadera realidad en la vida de todos los seres vivos que pululan en el planeta, por eso afirma que:

Quiero decir, la especie humana debiera aprender a pensar cada vez mejor y más fácil y más felizmente. Quiero decir, si Yo fuera Secretaria de Educación del Mundo, quemaría todos los libros de Descartes, pero no únicamente, también todos los libros de todos los escritores que piensan como Descartes, que son aproximadamente el 99% de los que se han publicado en los últimos 3 siglos, lo que me agradecerían los estudiantes, los árboles y la fauna. (232)

Tales expresiones desestabilizadoras/paradigmáticas emergen del mar inquietante del lenguaje en el cual se remece la obra entera que va arrojando olas de choque; mismas que se estrellan contra aquellas otras de la realidad histórico-literaria en la que se (re)crean olas reales y virtuales del pensamiento que las ha sustentado y al que se le está poniendo en plena evidencia. Ello sin olvidarse del sinnúmero de ideas emanadas de las diferentes posturas subjetivas/selectivas de la escritora y de las de sus precursoras/es. Es decir, la obra dialoga inter/meta/textualmente con otros textos y con los de su propia autoría. Porque en la memoria literaria se reencuentran pasajes y caminos reconocidos como los que anda con su Amante de lo ajeno (1997) en el que se describe: “El universo como intimidad: ésa es la intención de Eros. Abrazarlo todo: incorporar lo ajeno y hacerlo propio. El universo como Yo y el Yo transformado en el Ser.” (103); asimismo, se perfila la presencia de la palabra misma que como ha señalado Rosario Castellanos: “es única, es, al mismo tiempo y por eso mismo, gregaria. Al surgir convoca la presencia de todas las otras que le son afines, con las que la atan lazos de sangre, asociaciones lícitas, y constituye familias, constelaciones, estructuras”. (Notas…,140)

Por lo tanto, en la escritura y la imagen literaria de Karen Nieto/Sabina Berman se conjugan diferentes aspectos históricos e imaginarios, reales y fantásticos en los que constantemente reaparecen elementos críticos a ese acontecer humano, a ese guión propuesto por los poderes mundiales dominantes o globalizadores. Como lo han señalado certeramente Julie Grahamy Katherine Gibson en su libro Querying Globalization al deconstruir/visualizar la situación internacional:

In the globalization script, especially as it has been strengthened and consolidated since 1989, only capitalism has the ability to spread and invade. Capitalism is represented as inherently spatial and as naturally stronger that the forms of noncapitalist economy (traditional economies, “Third World” economies, socialist economies, communal experiments) because of its presumed capacity to universalize the market for capitalist commodities. In its most recent guise, “the market” is joined by the operations of MNCs and finance capital in the irreversible process of spreading and spatializing capitalism. Globalization according to this script involves the violation and eventual death of “other” noncapitalist forms of economy”. (Gibson-Graham, 125)

Ese mundo violador y devorador no es ningún otro sino aquel al que se alude en la novela como el “mundo de humanos standard” visualizado por Karen como: “una burbuja donde nada sino lo humano es oído o visto realmente, donde nada más que lo humano importa y lo demás es paisaje, mercancía o comida”. (40)

Ante la efervescencia de los cambios socio-culturales y las problemáticas gestadas por la violencia normativa de nuestros días surge la voz de este otro Yo, de este Yo mujer que se atreve a vivir. Es la vida de una mujer diferente que hace eco de aquella otra vida de hace más de cien años, la de Friedrich Nietzsche quien escribía para sí: “En ciertas comarcas de la naturaleza nos descubrimos a nosotros mismos con un agradable estremecimiento: este es, para nosotros, el modo más hermoso de tener un doble. ¡Qué feliz debe sentirse quien experimente ese sentimiento aquí […] <<¡Es cierto que hay cosas más grandiosas y más bellas en la naturaleza, pero esto se encuentra estrecha e íntimamente emparentado conmigo y yo me siento ligado a ello por algo más que los lazos de sangre!>>” (Nietzsche, 185)

La valía de poder ver la realidad queda clara al escuchar que lo que Berman y Nietzsche han compartido es el hecho mismo de vivir, de poder ver al mundo tal cual es sin falsas ni depuradas imágenes. Ellos, cada uno por su parte, han retomado a las añejas palabras y pensamientos para sacudir conciencias, la propia y la ajena, compartiéndonos palabras e ideas en aras de lograr una profunda reflexión/concientización ante la caótica situación mundial y crisis existencial que vivimos. Esta necesidad de aportar y crear nuevas palabras e imágenes por medio de las artes y ciencias que ayuden verdaderamente a los seres humanos a vivir en armonía, sin mentiras ni violencia, es también parte de las ideas versadas en el texto. Sabina Berman al comentar sobre este aspecto aclara que: “Hablar como Karen me llevó a la necesidad de quitar adjetivos, adverbios y metáforas, Karen ve las cosas como son, no como quiere que sean, no como las siente, eso me hizo perder muchas palabras, ella me ha limpiado el lenguaje” (Ruvalcaba).

La apuesta por una palabra llana y directa, que comunica las inverosímiles acciones de un YO que sencillamente existe y que reconoce lo que no sabe, pero que sí sabe existir fuera de esa burbuja humana, nos lleva a confrontar nuestros personales enigmas, dilemas, desafíos. A lo largo de la novela y por intermedio del pensar y del decir de Karen Nieto, vemos y escuchamos cómo esta mujer autista heredera de una atunera mexicana, indirectamente, logra concientizar y comunicar la verdadera situación de lo que vive la sociedad mexicana y de lo que se vive en el planeta tierra ante las fallidas propuestas globalizadoras que han dado como resultado “la degradación combinada del capitalismo y la democracia” (Canclini).

Desde el fondo del mar, desde el fondo de su corazón y de su ser mujer, Karen aboga por el camino de la vida. El camino sin final de una ruta adornada de humor, sorpresa, y del azoro dejado por una palabra novelera que quizás nos acerque un poquito más a esa anhelada interdisciplinariedad, interdependencia e interculturalidad inmersas en cada uno de los seres vivos que, al igual que Karen Nieto, intentan ser solidarios con su Yo y con los otros Yos que pueblan este mundo azul a punto de colapsar. Sin lugar a dudas La mujer que buceo dentro del corazón del mundo es una singular propuesta de Sabina Berman en la que también vemos emplazada nuestra vida.

Bibliografía

Berman, Sabina. La mujer que buceó dentro del corazón del mundo. México: Planeta, 2010

–… Amante de lo ajeno. México: Océano, 1997

Noticia sobre Sabina Berman y su novela:

http://www.informador.com.mx/cultura/2012/404585/6/aplauden-en-alemania-novela-de-la-mexicana-sabina-berman.htm

Castellano, Rosario. Sobre cultura femenina. México: FCE, 2005

–… “Notas al margen: el lenguaje como instrumento de dominio”. (1973) Mujer que sabe latín. Mujer que sabe latín. México: FCE, 2004: 137-140

Descartes, René. Meditaciones metafísicas. México: Espasa Calpe, 1982

Graham Julie, and Katherine Gibson. The End of Capitalism (as we knew it) A feminist.
Critique of Political Economy. Great Britain: Blackwell, 1996

Nietzsche, Friedrich. El caminante y su sombra. Introd. Enrique López
Castellón. Madrid, España: Edimat Libros, S. A. 2005

Ruvalcaba, Patricia. “Se sumerge Berman en la alucinación” Mural.com,
México (1 de diciembre de 2011)

http://www.mural.com/fil/articulo/611/1220505/?Param=4&PlazaConsulta=mural&EsCobertura=false&DirCobertura=&TipoCob=0

Torres, Rosana. “El pensamiento de derechas es muy peligroso”. El País,
Archivo. Madrid (1 de octubre de 2010)

http://elpais.com/diario/2010/10/01/cultura/1285884003_850215.html

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *