David Durán LP 4

Durán, David

Durán, David Durán, David, M.A. Universidad Estatal de Arizona Nació en Michoacán y después se trasladó a Sonora siendo un niño. Ahora se encuentra radicado en Phoenix Arizona USA. Asistió a la Universidad Estatal de Arizona (ASU por sus siglas en inglés) en donde se graduó con dos licenciaturas, una en Justice Studies y otra en Literatura en español. Recientemente graduado de la misma institución con una maestría en literatura chicana. Ha asistido a algunas conferencias nacionales e internacionales dentro de las cuales se encuentran: XIII Reunión de Investigadores de Ciencias Sociales y Humanas (Puebla, Méx). Séptimo Foro Internacional de Estudiantes de Lingüística y Literatura, Universidad de Sonora, (Hermosillo, Sonora, México). IV y V Congresos de Poetas Migrantes. San Luis AZ, San Luis Son. IV Encuentro de Escritores Iberoamericanos en Estados Unidos (homenaje a Luis Valdés). Peregrinos y sus Letras. Phoenix AZ. Homenaje al Doctor Justo S. Alarcón”. Phoenix AZ. XIV y XV Conferencia de Literatura ASU. Algunas publicaciones incluyen: “La carta que nunca escribí”. Revista Literaria Katharsis Septiembre 2008, España. “Luna llena”. Revista Literaria Katharsis Septiembre 2008 España. Congressional Immigration Reform. The Examiner. Julio de 2010. “Carrera a muerte” Refugio Poético, primavera 2012. “El Descubrimiento” Refugio Poético primavera 2012

 EL BLANCO

El 2 de octubre del ‘68. Mi pequeño tributo.

I

La marcha da inicio. A la una. A las dos a las tres.
Todos se dirigen a la plaza de las tres.
Todos hinchados de esperanza. No saben que pronto se inflarán de agua convirtiéndose en la barca de Caronte, flotando en un canal de desagüe.
Niños, mujeres, ancianos vestidos de blanco. Su pecho será el blanco, su espalda será el blanco. El motivo de sus ideales será el blanco.

II

El dragón vuela sobre la gran Tenochtitlán. El ensordecedor ruido de su aleteo, nos hace advertirlo. Le vemos volar sobre nuestros sueños, una vez, dos veces….tres veces.
Tres plazas en una, se encuentran bajo la mira del mensajero apocalíptico.
Una plaza, tres culturas. Una plaza, un ambiente tenso, un solo ideal.
Una plaza, cinco instituciones estudiantiles. Cinco universidades, cinco mil estudiantes en la explanada a las cinco de la tarde.
El dragón vuela sobre la zona, se adentra en nuestras pesadillas.

III

El enviado de “La changa”, continúa su vuelo… merodeando, buscando el momento propicio para abalanzarse sobre sus víctimas.
El dragón sobrevuela la explanada por quinta vez.
Mujeres, niños, ancianos, maestros y estudiantes le ven vomitar su mensaje de muerte. De su asqueroso hocico surgen tres flamas indicatorias. Dos llamaradas traicioneras de color verde y una de color sangre surcan el cielo de Tlatelolco, formando un arcoíris trágico.
El mensaje de muerte, ha sido enviado.
Hades abre las puertas de su morada.
Dante queda horrorizado.

IV

Allí están.
Son los hombres del guante blanco. Los del alma negra
Del edificio Chihuahua surge la primera luciérnaga entonando su mensaje mortal. Dos luciérnagas, tres luciérnagas…mil luciérnagas brillan en el mudo concreto de la ciudad, buscando, encontrando, mordiendo la carne de inocentes.
Los herederos de los imperios azteca, maya, olmeca, tolteca, reciben el mensaje apocalíptico.

V

Toc, toc, toc, el sonido de una macana martillea y ensordece mi cabeza, aturdiendo mis ideas Guevarescas.
Toc, toc, toc, la bota golpea mi pecho.
Toc, toc, toc, La primera de las plagas bíblicas, hace cause por entre las piernas de las jovencitas violadas.
Los enanitos verdes no saben qué hacer. El primero en caer fue su guía. Los hombres del guante blanco, los del alma negra, les envían sus mensajes de horror, muerte y desolación.

VI

La explanada se llena de idealistas inmóviles. Soñadores que convierten en ríos, en lagos, en mares de líquido escarlata la morada de sus ancestros.
Mujeres y niñas violadas. Niños y ancianos asesinados. Pensamientos enjaulados.
La changa ríe, el Ángel derrama su tristeza.
Los hombres de blanco, dieron en el blanco. Fue un saldo blanco.
Una voz ancestral clama. ¡Hay mis hijos!

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *