Eliana Suárez LP 4

Suárez, Eliana

Eliana Raquel Suárez nació el 14 de septiembre de 1969 en Gödeken, Santa Fe, República Argentina. Desde pequeña se aficionó a la Literatura y comenzó a escribir sus primeros versos a los 14 años. A partir de allí, incursionó en diversos géneros siendo la poesía su predilecto. Trabaja como docente de nivel primario, profesora de los Talleres de Práctica III y IV, del Ateneo de Lengua y Literatura y del espacio curricular de Alfabetización Inicial, del Profesorado de Enseñanza Primaria en un Instituto de Formación Terciaria No Universitaria e integra el grupo de docentes que asisten al Equipo del Ciclo de Desarrollo Profesional Docente en Alfabetización Inicial del INFD del Ministerio de Educación de la Nación.

POEMARIO

Tengo un sueño de niño

Tengo un sueño de niño,
sueño de arena,
pequeño sueño.

Allí habitan tres mundos:
Uno de versos
otro de auroras…
Aquél, de luna y misterio.
En cada uno una casa,
hecha de barro y estiércol.
Hogar profanamente sagrado,
que es falacia, certeza y miedo.

Tengo un sueño de niño,
sueño de piedra y de hielo.
Allí habitan los amores
que viajaron hacia el tiempo.
Uno que murió de pronto,
otro, por el engaño ha muerto.

Tengo un sueño de niño…
de atardeceres eternos,
de extensos campos dorados
que de Venus, yacen desiertos

–Eliana Raquel Suárez (2014)

 Huída

Poder escapar del tiempo
y vivir en una palabra,
transformarse en nada
y vivir en todo…

Más allá del río que se bebe el amanecer.
Más acá de la herida, de la sangre, del dolor.

Vivir en una palabra
para que calle…
Para que grite…
Para que nunca haya que decir la verdad.

Vivir una palabra
para que lo secreto
quede sepultado
bajo el frío mármol del recuerdo.

Y en cada letra,
y en cada sonido,
y en cada huella
una marca, un sello, un estigma.

Vivir en una palabra,
asesina de sueños,
como tajo certero del destino.

Palabra que no fue, que escapó a la Historia,
mueca mórbida,
soez.

O palabra que renace y es sol,
viento, caricia, amor maduro
y distancia rozando la eternidad.

Poder escapar del tiempo
y vivir (o morir) en una palabra.

–Eliana Raquel Suárez (2010)

En un instante

En un instante
todo será nada.

Ayer, hoy y mañana.
El sueño, la esperanza,
todo será nada.

La voz
que se ha perdido en la huella,
todo será nada.

Confianza malherida,
herida razonada,
razón extorsionada,
extorsión recompensada,
ecompensa perdida
perdición malograda.

Todo, todo será nada.

–Eliana Raquel Suárez   (2009)

A la vera

A un costado del camino
la vida descansa extasiada
ve la cara del destino,
con su impronta tan incierta,
y se siente acorralada.

A un costado del camino,
indolente, el tiempo pasa…
Viaja, arrugando los sueños
afilando peligros,
lloriqueando esperanza.

A un costado del camino
la alegría corre , embriagada,
porque sabe que,
aunque extraña,
su presencia es aún deseada.

A un costado del camino
la injusticia acecha ingrata,
espera al poder y al odio,
sus secuaces, sus hazañas.

A un costado del camino
el amor asume y calla,
su trabajo que ennoblece
a las almas…y las salva.

A un costado del camino
se nos enfrenta la calma
y convierte en mil remansos
nuestras eternas batallas.

–Eliana Raquel Suárez (2004)

Mañana

La claridad rasga el sutil velo
y un inmenso sosiego se instala.
Es imposible imaginar que una noche
la muerte entrará en esa cálida habitación
para arrebatar una de las cosas más preciadas.

Se tornará fría, se tornará extraña.
Ya no será refugio, ya no será la calma.
En la mañana,
la luz se convertirá en mortaja,
y danzará insolente
y embriagará las almas.

Pero la habitación y la claridad mortaja
no serán presagio del fin,
no serán el fin de nada…
Transmutarán en puerta, en puente fecundo…
Anidarán la esperanza.

Nunca termina la vida,
nunca se acaban las ansias.
Nunca se dirá que nunca
el regocijo y el amor faltan.

Todos rendirán culto a su magnífica hazaña.
La de la habitación fría,
la de la claridad mortaja.

–Eliana Raquel Suárez   (2004)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *